fotografia

Parada obligatoria cuando se visita Málaga o la Costa del Sol son los chiringuitos donde se puede degustar los famosos espetos de sardinas. Esta forma de asar las sardinas en las brasas, en ocasiones situadas encima de una barca en la misma playa, tiene una antigüedad que se remonta al siglo XIX y es todo un símbolo de la gastronomía malagueña. Esta forma de asar las sardinas se ha transmitido de generación en generación entre las familias de pescadores que vivían fundamentalmente de la pesca. La sardina ha sido el pescado más barato de estas costas por lo que ha sido el más consumido por las familias más humildes en otro tiempo, sin embargo ahora se considera un plato exquisito degustado por los paladares más exigentes del país.

fotografia

"Eespetar" es el nombre que se da a unos pescados ensartados en una caña, siendo el más popular el de sardinas que se clava en la arena junto al calor de las brasas. Los chiringuitos suelen tener una barca que ya no se usa para pescar y donde sitúan las brasas y las cañas de espetos que se van consumiendo según se asan. El Parlamento andaluz ha considerado aprobar que la Junta de Andalucía inicie los trámites necesarios para que el espeto de sardinas se considere Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

fotografia

También se insta al Gobierno Andaluz que esta forma típica de la zona malagueña de asar sardinas se incorpore al Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. Para que la Unesco incluya un plato gastronómico en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial hay que iniciar un largo expediente que debe aprobar la Junta de Andalucía y luego tiene que dar el visto bueno el Gobierno de España. "Se trata de un proyecto unificador para la defensa de nuestra cultura y gastronomía y para proteger este saber ancestral y colectivo".

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: