espejo

EL ESPEJO, UNA MIRADA HACIA EL INTERIOR

IMAGEN DEL ESPEJO, ESPEJISMO O REALIDAD

Crees ser de una forma. Es la cual das a conocer de ti en respuesta cuando conoces a alguien nuevo o te preguntan acerca de cómo eres. Sin embargo, tu entorno te ve de otra forma diferente. Nuestra forma de vernos puede ser como un espejismo, algo que creemos ver, pero no está. Si le preguntas a alguien cómo te ve, su explicación probablemente no coincida con tu propia opinión que tienes de ti.  ¿Quién tiene la razón? No sólo es fácil engañar a los demás, también puedes estar equivocad@.

A menudo vemos una imagen de nosotros, no cómo realmente somos, sino cómo en realidad quisiéramos ser. Esta IMAGEN se suele basar en una ILUSIÓN, un deseo, que frecuentemente no concuerda con nuestra forma de ser. En una discusión con una persona de nuestro entorno próximo a nosotros, pasa a menudo que nos digan: “porque tú eres….” o “tú siempre te comportas de tal y cual forma, haces esto o aquello…” o “tienes la manía de….”. Acusaciones, que habitualmente desmentimos, porque nosotros no vemos lo que ven los demás. Siempre hay algunos aspectos de los cuales no estamos conscientes. ¿Cuál es la realidad? 

Nos solemos dar cuenta de ello precisamente cuando surge algún malentendido o discordia con otra persona. Pero también podemos hacer la prueba. Podemos hablar con una persona de confianza y preguntar cómo nos ve. Aparte, existe un ejercicio que podemos realizar en la máxima intimidad. Se trata de postrarnos ante un ESPEJO y mirar hacia nuestro interior y hablar con nosotros mismos. Mirarnos a los ojos y realizarnos una serie de preguntas, mientras observamos cómo respondemos a ellas. En este ejercicio, no solo observamos nuestro lenguaje corporal, que de por sí ya dice mucho. Nos asombraría conocer nuestros deseos, sentimientos y miedos que pueden surgir a flote durante este ejercicio. Al principio, es normal sentirse cohibido o avergonzado. Pero, la práctica del mismo nos dará más soltura y podemos adquirir un punto de vista más real sobre nuestra forma de ser. El espejo, una mirada hacia el interior, es un buen ejercicio no sólo para conocernos mejor, sino para cambiar algunas actitudes que no nos gusten tanto o adquirir otras nuevas de las que siempre hemos soñado.

Se puede practicar a modo de juego para adquirir un mayor conocimiento de nosotros y cambiar nuestro carácter, en caso de viéramos algo en esa imagen personal reflejada. Cuando miremos la primera vez, tal vez no nos gustará lo que vemos. No obstante, la imagen se puede cambiar.

El Espejo, una mirada hacia el interior… 

espejo

espejo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: