fotografía

La pimienta, la sal, el clavo, la canela y muchas otras especias existen desde mucho antes de que se inventaran las monedas ya cumplieron la misión de lo que más tarde se llamó dinero. Aunque las conchas marinas también cumplieron esta función en muchos países y especialmente en China, las especias fueron muy valoradas y muy utilizadas para el trueque. En un tiempo donde aún no se conocía el té o el café, la importancia de las especies era grande ya que no solo se comercializaban para condimentar alimentos sino que se usaban como medicamentos. Tambien para aomatizar los baños de las familias más ricas de la época.

fotografía

El comercio de las especies y otros productos es muy antiguo ya que en el Antiguo Testamento ya se habla de las caravanas que se dirigían a Egipto para llevar canela, clavo, nuez moscada, etc. El uso de la sal favoreció especialmente a los fenicios para situarse en el Mediterráneo ya que era primordial para conservar los alimentos y de ellos se conserva aún la palabra "salario" que procede del intercambio de sal. Ya en la Edad Media este tipo de comercio lo dominaban los árabes que adquirian las especias en la India y los vendían en los puertos mediterráneos a comerciantes italianos que luego los destribuían por otros países europeos.

fotografía

fotografía

Aunque las especias fueron los productos más importantes para el comercio también se realizaba el truque con los animales, tejidos primitivos, pieles de animales, etc, cualquier pertenencia era válida para conseguir productos o utensilios que fueran necesarios. Las primeras monedas que se acuñaron se hicieron en Libia (Turquía) sobre el año 560 a.C. y más tarde en Grecia que usaron la plata y el cobre y también monedas de oro para comercializar con otros países.

fotografía

fotografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: