Los cormoranes, aves que pueden llegar a comer cerca de un kilo de pescado al día, “a menudo son una pesadilla para los aficionados a la pesca”, dice el diario canadiense Calgary Herald. El periódico informa que en algunas granjas y criaderos de peces de Norteamérica se está empleando un nuevo método para ahuyentar a los cormoranes y otras aves que se alimentan de pescado: caimanes de plástico. Estos reptiles de cuatro metros de largo “tienen dos grandes reflectores luminosos que simulan los ojos de un caimán en estado de alerta”, explica el Herald. Un biólogo descubrió que el truco del caimán de plástico flotando en el agua funcionaba durante cerca de un mes, pero que, al cabo de ese tiempo, las aves se daban cuenta del ardid. De hecho, en una ocasión se vio a una garza azul “posada sobre el espantapájaros”. No obstante, cuando este era cambiado de lugar, volvía a surtir efecto.

caiman

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: