“Los arqueólogos y los historiadores del arte quieren seguir creyendo que las hermosas obras antiguas de mármol [como las estatuas griegas] eran de color natural. Pero lo cierto es que estaban llenas de color”, afirma la revista alemana Spektrum der Wissenschaft. A pesar de que la historia alude a estatuas pintadas y a que se han descubierto restos de color en esculturas, los expertos no le han dado mucha atención al asunto. No obstante, recientemente, un estudio de la degradación originada por los agentes atmosféricos produjo prueba indirecta de que las estatuas tenían color. Como el ritmo de degradación es distinto para cada pigmento, algunas partes de la obra quedan expuestas a los elementos antes que otras y se producen diversos grados de desgaste, lo que demuestra que la escultura estaba pintada de distintos colores. Según el reportaje, parece que “la mente de griegos y romanos solo concebía que la pieza estaba terminada cuando se le aplicaba color”.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: