escritor

Escritor, ¿profesión reservada para unos pocos?

Quiero ser escritor, PERO…

Las dudas sobrevienen a la mente dudosa y la desconfianza se apodera de ella. El deseo termina menguando y se aparta la voluntad de escribir dejándolo para otro momento. Ese momento finalmente nunca viene. Porque nos domina el PERO, el miedo al fracaso, a no poder, a no saber cómo, a que se nos compare con los grandes, a no gustar, miedo al fracaso o simplemente a morir en el intento.

Parece que el mundo de la escritura está reservado para unos pocos, aquellas personas con talento, cuya mano mueve la pluma aparentemente sin esfuerzo alguno. Cuando leemos a los grandes escritores, nos sentimos incapaces para escribir palabra. ¿Cómo llenar el papel en blanco?

PERO, lo que no tenemos en cuenta es que aquellos escritores que consideramos grandes, no siempre lo fueron. También empezaron. Sintieron un día el deseo de escribir y se sentaron ante el folio en blanco. En algunos casos, tuvieron que escribir varios, tal vez incontables, manuscritos antes de conseguir plasmar uno bueno que se publicara y vendiera. Igualmente, tuvieron sus dudas en sus inicios. Empezaron desde cero y tuvieron que aprender y practicar hasta llegar a ser considerados grandes.

Pues, aunque es bien cierto que hay personas que nacen con el don de dominar las palabras con aparente sencillez, poseen el talento de escribir con una claridad de expresión eligiendo palabras sin impedimentos y los relatos y cuentos fluyen bajo el movimiento de su pluma. A pesar de tener talento, o no, y más cuando no se tiene, del mismo modo se puede alcanzar la perfección y el dominio de la escritura, con mayor o menor esfuerzo, pero se puede alcanzar. Los grandes están para leerlos y aprender de ellos.

LECTOR

Para ser un buen escritor, hay que ser un buen lector. La lectura nos enseña, nos adentra en otros mundos, aprendemos de los escritores grandes leyendo sus libros, estudiando sus biografías y su estilo. Son los maestros de los iniciantes.

DESEO

Debe de haber el deseo o voluntad de escribir. La escritura debe gustar y convertirse en un proyecto basado en una meta. No obstante, el deseo debe incluir la voluntad de aprender para mejorar.

DISPOSICIÓN DE APRENDIZAJE

El escritor novato debe de tener una disposición para aprender y aceptar correcciones y críticas. Aprendemos no sólo de los escritores consolidados, leyendo y estudiando sus obras, sino también escribiendo y cometiendo errores. Cuanto más escribimos, más fácil se nos hará la escritura con el tiempo. La soltura se adquiere mediante la práctica.

TEMOR

El temor es bueno si se posee, siempre y cuando sea hasta cierto grado, porque el temor permite ser autocrítico. Sintiendo miedo, se reconoce los límites propios y que hay mucho que aprender. Es uno de los primeros pasos para comenzar el aprendizaje. Pero, hay que saber poner límites, porque el temor en cantidades demasiado altas puede frenar a las personas evitando así que se dedique a hacer lo que realmente desea. El que no escribe por temor a cometer errores nunca aprenderá a escribir.

INTUICIÓN

INTUICIÓN es la habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera clara e inmediata, sin la intervención de la razón.

Aunque es bien cierto que algunas personas tienen la INTUICIÓN más desarrollada que otras, es algo que se puede practicar, profundizar y mejorar. La INTUICIÓN sirve para muchos aspectos en la vida, sobre todo, si se quiere escribir cuentos o novelas de ficción. La INTUICIÓN nos ayuda a adentrarnos al mundo de las ideas, de la fantasía y de la imaginación. Existen dos mundos: el mundo real, donde gobierna la razón, y el mundo de las ideas, donde reina la imaginación. Esta se adquiere, entre otro, leyendo a los demás escritores. Una idea genera otra y así sucesivamente. Intuyo que, a pesar de todas las dudas y los temores, tú también puedes llegar a ser UN GRAN ESCRITOR.

escritor

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: