Antes que todo debo dejar bien claro, para no correr el riesgo de que bien oscuro pudiera quedar, que en ninguna labor que ejerzo he pretendido ni pretenderé falsas apariencias ni superioridad; soy “peor” que cualquiera, porque desde siempre carecí del tesoro más grande que casi todos tienen (la familia, el saber de sus raíces, el amor de su viva sangre). Uno de mis peores pecados, eso creo, es querer aprender del que más sabe y querer enseñar al que menos sabe: el que más sabe, en muchos casos, no queriendo compartir su saber, esconde su conocimiento mostrando disgusto si ve que alguien, de él, algo intentara aprender (siente que lo que sabe lo hace superior); el que menos sabe, también en muchos casos, con un orgullo de “cristal”, tiende a sentirse ofendido ante la posibilidad de aprender algo de otra persona (siente que sería inferior, si asumiera el rol de aprendiz “tutelado”). Mi intención es compartir recíprocamente, soy el mortal más insignificante entre todos los mortales.
Soy nuevo escribiendo a través de Internet, jamás lo había hecho, haber encontrado a artigoo ha sido para mi una exclusiva novedad; claro, he tenido que cambiar muchas cosas por mi nueva y querida actividad: leer y escribir, mediante Internet, entre una nutriente amistad virtual. Todo lo antes referido es conclusivo, para alertar y sugerir en beneficio de nuestro interactuar de escritores.
A todos, muchas gracias por entender.

 

Escribiendo Estamos Bien;...

Escribiendo nos sentimos a gusto, drenamos, nos fortalecemos por dentro, nos auto-gratificamos, así ¿cómo no sentir estar bien?. La verdad, las letras nos acompañan incondicionales y siempre hay muchas que nos dicen algo, ¡son tan hermosas!. Si un día dejáramos de producir letras, aunque sea muy poquitas, creo que tendrían que llevarnos de emergencia al médico, para que nos aplique de letras una transfusión. Esto es tan sublime, aportante de profundo bienestar, que: lector que no escribe no es lector; escritor que no lee no es escritor, porque para leer debe haber letras producidas y para escribir debe haberse producido letras. Quien tenga bastantes, debe querer que todos tengan bastantes también. En este mundo, sin letras, casi no llega conocimiento, porque ellas son su transporte hasta nosotros. Escribiendo estamos bien.

 

...Pero Vamos Mal.

Muchos que, académicamente hablando, sólo estudiamos lo básico, igual hasta que todos los grandes eruditos, sabemos cuán importante es lo siguiente: la escritura correcta, la lectura correcta y la comprensión correcta de cada palabra. No contemplar eso rigurosamente nos hace ir mal en todo trabajo con letras: leer o escribir (sólo por citar eso porque, meternos en profundidades de análisis o investigación, yendo mal simplemente no puede haber soporte).
Fíjese cada quien, qué tan urgente es para sí la aplicación de correctivos en el área de la gramática en general. Es que el problema no es sólo de ortografía (claro que, como parte de la gramática, es muy importante también); el problema gigante es de redacción completamente (desde el correcto uso de los signos de puntuación, pasando por la acentuación... y desembocando en las reglas de la sintaxis). Un escrito, mal escrito, bien leído menos se entiende; un escrito, bien escrito, mal leído no se entiende. Vamos mal; para ir bien, es indispensable que todo lector-escritor siga los cánones gramaticales sin equívoco. Son respetables y entendibles todas las formas del español (que es nuestro idioma y el único en que hasta ahora trabaja artigoo), siempre que sea correcta su construcción. No hay motivo para desmejorar nuestro mensaje preso en mala escritura; no estimula y desagrada, leer grandes conceptos que, vueltos nada, en muchas letras mal escritas, siendo nada sólo te dejan vacío.

Saque cada quien su hermoso potencial, y déjelo fluir correctamente entre las letras..., para que vayamos bien.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: