Si tienes un blog personal, te interesa leer esto. Estarás harto de encontrar consejos por la web de cómo se hace un contenido que atraiga a tu público. Sin embargo, una cosa sobre la que apenas se habla es la estructura que debe tener tu post para facilitar su lectura. Y hoy quiero hablarte sobre ello.

Uno de los pilares sobre los que asientan los buenos textos es que deben tener un contenido de valor para la persona que los lea. Es decir: que les ofrezca algo nuevo que quieren saber. Sin embargo, a veces parece que esa es la única clave para ser un buen escritor. Y no es así. La estructura es otro de los pasos claves que mejoran y facilitan la lectura de tu contenido.

Es la estructura la que hace que un texto sea más o menos llevadero. Te puedes imaginar que los párrafos largos asustan a todo el mundo. Y que las ideas inconexas y más organizadas no gustan a nadie. Por eso, los profesionales recomiendan párrafos breves y cuatro partes bien diferenciadas.

Lo primero que debes de hacer es explicar para quién está dirigido tu contenido. Es una forma de que el lector reciba con más interés la información que vas a ofrecerle. Luego, tienes que pasar a hacer una introducción del tema que vas a tratar. Esto consiste en justificar los motivos que te han llevado a escribir eso. Es decir: qué necesidad tiene una persona de leer tu contenido y qué necesidad has tenido tú de escribirlo.

El siguiente paso es redactar extensamente toda la información que quieres transmitir. Siempre de manera ordenada y punto por punto, para que nadie se pierda en su lectura. Utiliza un lenguaje común, correcto y comprensible por todos. Siempre y cuando busques tener un público amplio. Aquí tienes que ser lo más objetivo posible. La gente busca aprender algo, no conocer tu opinión.

Finalmente, una conclusión o un cierre donde repases la idea principal de tu texto. Este es un espacio en el que te puedes mojar algo más y dar tu opinión personal. Pues los argumentos ya están expuestos y el lector ya ha podido formarse su idea. Que no siempre tiene que coincidir con la tuya.

Por tanto, ya lo sabes. La próxima vez que vayas a escribir en tu blog, recuerda que el contenido no lo es todo. Y dale algo de importancia a la forma y a la estructura de tu post.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: