El Escornau de Aighal

Extremadura, cuenta con un gran número de mitos y leyendas. Todas se han ido trasnmitiendo por el boca a boca de generación en generación. 

Aunque en realidad muchos son las que ya casi no se acuerdan de ellas, tampoco hay apenas documentos en los que estén recogidas, por eso se ha perdido la pista de muchas de estas leyendas que tanto gustan a la gente en general. 

La leyenda del Escornau

La leyenda tiene su inicio en el arroyo Palomero situado cerca de Aighal, un pequeño pueblo del norte de la provincia de Cáceres. Aunque, en realidad no se conoce la fecha exacta en la que empezó a nacer la leyenda, muchos investigadores aseguran que esta surgió en el siglo XVI.

Tampoco se sabe a ciencia cierta que era realmente el Escornau, pero sí existe la creencia general de que se trataba de un ser que era mitad toro, mitad caballo. Así, la leyenda cuenta que sus cuartos traseros eran los de un caballo y la parte de arriba del tronco era un toro al que le crecía en la frente un cuerno en forma de espiral. 

En lo que sí coinciden todas las leyendas que hay sobre él, es que se trataba de un ser que había enviado Dios, para castigar los males que habían cometido algunos habitantes del pueblo.

Sus víctimas fueron muchas, iba contra todos, hombres, ganado, aunque se dice que con las mujeres se cebaba más. La leyenda cuenta que el Escornau, mataba a sus víctimas y las dejaba abandonadas en el mismo lugar, pero cuando se trataba de una mujer la ensartaba en el cuerno y se paseaba por el pueblo orgulloso, luciendo su trofeo. 

El Escornau de Aighal, su final

Como es lógico, los habitantes del pueblo hicieron batidas para intentar atrapar al animal, pero no consigueron nada, tenía la piel tan dura que era imposible que las flechas que le lanzaban la atravesaran. 

Al final, y después de que la iglesia excolmugara al bicho y de realizar una serie de procesiones, que no se sabe el motivo pero parecía que era lo que provocaba auténtico daño en el animal. Justo, después de una de ellas y cuando el Escornau iba a atacar a una cofradía de mujeres, se produjo la intervención de Dios, quien hizo que el animal se quedara parado, se fue hinchando cada vez más hasta que al final explotó. Y así fue como termino la leyenda sobre el El Escornau de Aighal.

 

 

 

El Escornau de Aighal

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: