Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una de las enfermedades más comunes en todo el planeta, esta enfermedad ataca al sistema nervioso central, afectando de manera directa algunas funciones como el habla, caminar, la vista, entre otras, además de dañar a otros órganos del cuerpo.

A pesar de todos los años de investigación no se ha encontrado una cura y mucho menos lo que la causa, sólo se ha encontrado que afecta a las personas de todas las edades, incluyendo niños y personas mayores, con una preferencia a jóvenes de 20 a 50 años; sin importar la clases sociales, color de piel y de acuerdo a las estadística, las mujeres de tez blanca son más propensas a la enfermedad, especialmente las que residen la parte norte del globo terráqueo.

Esta enfermedad es tan aleatoria que puede ser relativamente benigna, algo incapacitante y hasta devastadora, incomunicando el cerebro con las demás partes del cuerpo; no existen factores que determinen el tipo de gravedad, tampoco hay manera de predecir, al comienzo, cómo evolucionará la enfermedad de una persona.

En el siglo XVII ya había diagnósticos de una enfermedad que afectaba al Sistema Nervioso Central, pero no sabían en sí que era lo que la causaba, el primer caso registrado ocurrió en Holanda en el siglo XIX.

Fue descubierta desde hace bastantes años, específicamente en el 1868 por Jean-Martin Charcot, mediante la observación de una mujer que sufría temblores, visión borrosa y movimiento anormal en los ojos. Más tarde observó en la autopsia que su paciente presentaba placas o cicatrices en el cerebro, esto es un síntoma representativo de la EM.

Este ensayo incluye información sobre porqué se contrae, cómo evoluciona, y qué tratamiento se está usando para tratar sus síntomas y retrasar su evolución. Sin embargo, aún no hay una cura o manera clara de prevenir que se contraiga la EM.

“La EM debe su nombre a las múltiples áreas de cicatrización en el cerebro que se observan cuando se estudia este órgano. Estas lesiones, llamadas placas, son áreas grises o rosadas, bien delimitadas, que se distinguen fácilmente de la sustancia blanca que las rodea y son más numerosas de lo que sería prever según los criterios clínicos”[1]. Estas áreas de cicatrización son consecuencia de la afección en las neuronas, esto se debe a que inicia una regeneración celular, sin embargo no tiene la capacidad de contrarrestar los efectos de la enfermedad.

Ana Blanco, presidenta de la Federación de Esclerosis Múltiple España, afirma que “la esclerosis es una enfermedad de causa desconocida y que no tiene curación”[2], sin embargo diversos factores de riesgo como lo son: “las infecciones virales, sexo femenino, falta de exposición solar (genera deficiencia de vitamina D), tabaquismo, susceptibilidad genética y latitudes altas”[3]. Dentro de esto se hace mención a el Dr. Xavier Montalban, neurólogo especializado en la enfermedad, considera que “la mujer tiene mayor prevalencia por su actividad hormonal con respecto al hombre”[4]. Podemos deducir que no existe una causa principal que desencadene la enfermedad, pero existen ciertos catalizadores que pueden hacer propenso a algún paciente, como lo es la susceptibilidad genética, entre etnias, la diferencia genética entre hombre/mujer referentemente a los cambio hormonales, la modificación de ADN por infecciones virales e inclusive las emisiones de polonio por el tabaquismo; todo esto coincide en que puede ser provocada por la alteración estructural de los ácidos nucleicos.

El mismo Dr. afirma que “se debe de tomar en cuenta que antes se sabía que la ESCLEROSIS MÚLTIPLE es solo era una enfermedad de la mielina, ahora se sabe que también es del axón”[5]. Otro autor define a la esclerosis múltiple como una “enfermedad autoinmune que afecta al sistema nervioso central, donde es dañada la mielina de las neuronas, vaina que recubre y permite la transducción de señales eléctricas”[6]

Además otros indagadores afirman de que a pesar de la variada gama etiológica de la EM el desarrollo de ésta consiste en tres aspectos principales que a continuación se mencionaran: “inflamación perivenosa, desmielinización y gliosis”.[7] “La mielina se encuentra compuesta de diversas proteínas que son liberadas cuando se destruye la misma; esta sustancia es reconocida por el sistema inmune y éste activa células T, que forman parte de la defensa del cuerpo humano, pero que en una situación anormal se vuelven autorreactivos, esto quiere decir a que son capaces de mandar señales para la eliminación de las proteínas provocando que el sistema nervioso central (SNC) genere una liberación de sustancias capaces de activar a los macrófagos y por consiguiente estos fagociten a esta envoltura, comenzando así la desmielinización”[8]. Como podemos notar este padecimiento es iniciativo en el sistema inmune y ataca al SNC descomponiendo el cubrimiento del mismo, que es la mielina, ocasionando que la transducción de la electricidad en los axones de las neuronas se vea afectada y el sistema no pueda llevar acabo sus actividades correctamente.

El comienzo de la EM pude ser espectacular o leve. “Los síntomas más frecuentes son pérdida de fuerza, visión borrosa y/o doble, alteraciones de la sensibilidad y movimientos descoordinados”[9], así mismo “presenta un curso impredecible sintomatológico, debido a que las afecciones en el SNC también perjudican a otros sistemas (como el urinario y el digestivo)”[10]. Esto nos indica que es una enfermedad la cual no se puede determinar con precisión la evaluación clínica porque puede presentar una diversidad de signos y síntomas que se pueden confundir con otras enfermedades. Además que alguno de los síntomas se presentan sólo en ocasiones, haciendo más difícil el diagnóstico de la enfermedad.

La EM se clasifica en varios subtipos:

· “Remitente-recurrente: cerca del 85% de los pacientes debutan con esta forma, se caracteriza por cuadros agudos de síntomas neurológicos con recuperaciones.· Secundariamente progresiva. Aparece 10-20 años después de la anterior, las remisiones se vuelven infrecuentes y por lo general son reemplazadas por un empeoramiento neurológico.· Primariamente progresiva. Sólo 15% de los pacientes con EM se presentan con síntomas neurológicos progresivos y graduales sin remisiones desde el inicio.· Progresiva-recurrente: es un subtipo de la forma primaria progresiva que puede tener recaídas raras sobreimpuestas a una progresión lenta.”[11]

Con esto podemos decir que la esclerosis puede empezar como recurrente-remitente o primariamente progresiva, está última es más grave y gradual porque no hay remisiones, esto significa que puede iniciar la incapacidad temprana; conforme avanza el tiempo la enfermedad se vuelve secundariamente progresiva.

Este trastorno no tiene cura, sin embargo muchos pacientes obtienen buenos resultados sin ninguna terapia, asimismo se debe poner en evidencia que muchos medicamentos presentan efectos secundarios y riesgos importantes, por lo que esto deberá quedar a consideración del paciente.

Hasta hace poco los medicamentos principales que se utilizaban para tratarlo eran esteroides, los cuales tienen propiedades antiinflamatorias, entre estos figuran la “prednisona, la prednisolona, la metilprednisolona, entre otros. No existen pruebas confirmatorias que apoyen el uso de estos medicamentos para emplearlos en EM avanzada”.[12] Los medicamentos que se emplean para el tratamiento suelen tener diversas reacciones adversas en el organismo; estos medicamentos eran recetados para disminuir la sintomatología del paciente, pero en sí, no curaba la enfermedad.

A pesar de la falta de una cura diversos investigadores se han centralizado en encontrar una cura para esta enfermedad, o bien nuevos medicamentos para contrarrestar los síntomas tal como lo menciona el Dr. Xavier Montalban “Hay muchas novedades: estamos empezando a utilizar la primera pastilla para el tratamiento de la enfermedad; hay dos nuevas moléculas vía oral y un tratamiento en vía endovenosa. Además, hay siete u ocho moléculas en un estado muy avanzado de investigación y las novedades son continuas”[13], según estos autores es bastante prometedora la posibilidad de que con los grandes avances de la ciencia pueda encontrarse una cura pronto.

Uno de los estudios que más interés empieza a generar es el uso medicinal del cannabis en esta patología “al consolidarse el consenso médico sobre la eficacia del cannabis como tratamiento paliativo, los investigadores han comenzado a centrar su atención en su potencial como agente curativo. Los experimentos iniciales han sugerido que las propiedades neuroprotectoras de los principios activos podrían, en efecto, frenar la velocidad a la que la mielina se deteriora”[14]. En los últimos años, gracias a todos los avances médicos y científicos, se ha demostrado que la marihuana medicinal (cannabis) posé propiedades medicinales para una gran cantidad de enfermedades, Esto la convierte en un gran potencializador para la obtención de sustancias farmacológicas que ayuden en el tratamiento del trastornos, especialmente al aquí mencionado.

Otro estudio que también ha causado revuelo, es el uso de anticuerpos monoclonales “El natalizumab ha demostrado una eficacia significativa en los diferentes ensayos clínicos en fase III en los que se ha probado. Es el primer anticuerpo monoclonal específico aprobado para el tratamiento de la EM”.[15] Este anticuerpo no es una cura total, sin embargo presenta una acción eficaz para revertir gran parte de los daños.

Igualmente estos no son las únicas opciones para tratar la enfermedad, existen otros tratamientos en investigación, por lo que desde nuestro punto de vista es posible que pronto salga una cura para este padecimiento.

La EM, es una enfermedad a la que se le debe de dar gran importancia, debido a la enorme cantidad de años en los que ha estado bajo investigación, sin tener grandes avances hablando de alguna cura o de la causa.

Pero no todo está perdido, como podemos darnos cuenta existen un número elevado de investigaciones que se están llevando justo ahora para tratar de disminuir los síntomas e inclusive encontrar una cura para poder mejorar la vida de las personas que presentan este padecimiento.

Es importante conocer acerca de esta enfermedad, ya que una gran cantidad de personas es afectada y la mayoría de nosotros ni estamos enterados de qué es, cómo afecta y cómo se puede prevenir.

Bibliografía

[2,4,5,13] FELEM. (2013). Porque la esclerosis múltiple no es invisible. Muevete, 9.
[12,15]Fernández, & cols. (2013). Consenso espanol ˜ actualizado sobre el uso del natalizumab. ELSEVIER.INTNAC. (2002). Esclerosis múltiple.Bethesda.
[3,8,10]Morales, M., & Et al. (2012). Esclerosis múltiple. Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM, 26-35.
[1,7,9,11]Robins. (1992). Patología Humana. Philadelphia : McGraw-Hill.
[14]Seshata. (2013). Cannabis y esclerosis múltiple: Una visión general . sensi seeds.
[6]Zamanillo, L. (2013). 10 de datos sobre la esclerosis múltiple. Quo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: