La esclava de azul, de Joquín Borrell, es una historia de misterio e intriga que se situa en el imperio romano. La protagonista es una esclava BAIASCA, un mujer inteligente e intuitiva.

El griego Alcimedes, tiene en la antigua Roma, la de los tiempos de Julio Cesar, la profesión de exquiriente, lo que hoy llamaríamos detective, y entre sus clientes se encuentra lo mas granado de la sociedad romana.

A su muerte, su sobrino Diómedes, que viene desde Grecia con la intención de liquidar los bienes de su tío, y concluir todo el papeleo que conlleve, pero se encuentra con una de las posesiones de su tío, la esclava, Baiasca que le ayudaba en sus investigaciones. La inteligente Baiasca, con argucias y triquiñuelas atrae a Diómedes, a la profesión de su difunto tío, y le embarca en varios casos.

Uno de ellos es el caso de un gladiador al que le hacen trampas en el coliseo. La hija de un patricio que acude a Diómedes, angustiada y cuyo padre ha sido asesinado en su dormitorio por la diosa de la venganza. Y por ultimo el propio emperador Julio Cesar, que de riguroso incógnito le encomienda la delicada investigación sobre un atentado que a sufrido Cleopatra en su propio dormitorio.

En su propio despacho y con la ayuda de Baiasca, que le ayuda en el sutil oficio de exquieriente, y le lleva de la mano con su inteligencia de pista en pista para solucionar los casos, ya que espera conseguir su libertad y volver a su tierra.

El caso que les ha confiado Julio Cesar les lleva a una trama llena de peligros, de venganzas sangrientas e intrigas palaciegas. Pero Baiasca esconde un secreto, que con toda seguridad enfadara a Diómedes cuando lo sepa, pero es que Alcimedes quería la ayuda y la compañía de su sobrino y tubo que recurrir a una treta para engancharlo en su red. Baiasca siempre fiel a su amo enreda al sobrino de este con su ingenio y su belleza para que haga lo que quiere su tio.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: