Denominada Puerta de la Alcarria

En estos momentos, en los que la crisis parece que ha decidido quedarse, hay que pensar en cambiar los grandes viajes por escapadas más cortas, cómodas y sobre todo baratas. Una opción muy buena para realizar una escapada de un día o un fin de semana desde Madrid, es un viaje a la localidad alcarreña de Torija. Esta localidad se encuentra en el kilómetro 73 de la autovía de Zaragoza por lo que supone un viaje cómodo y rápido, sin necesidad de rutas sacadas de Internet o GPS.

Torija es una pequeña localidad de poco más de 1200 habitantes, por lo que se puede recorrer fácilmente en una mañana o una tarde. Pero pese a lo reducido de la población, Torija tiene el suficiente patrimonio como para que no nos aburramos en esta cómoda visita. El monumento más importante es el castillo de la villa, el cual fue construido en el siglo XV por la familia Mendoza, la cual era propietaria también de otros castillos de la zona centro como el de Manzanares el Real o el de Buitrago de Lozoya. Es un castillo de planta cuadrada con cuatro torreones de planta circular, además de la torre del homenaje. En la actualidad está habilitado como un centro de interpretación que trata sobre numerosos aspectos relacionados con la provincia de Guadalajara, tales como la fauna y flora o el patrimonio histórico-artístico. En la torre del homenaje, se ubica una exposición sobre el viaje que Camilo José Cela realizó a la comarca de la Alcarria y que daría lugar a una de sus obras más célebres.

Vista de la torre del homenaje

Según se entra en el pueblo, si se viene desde Madrid, nos podemos encontrar con la Picota, un rollo de jurisdicción de origen medieval. Este rollo de jurisdicción se construyó Torija adquirió el título de villa. Durante la Edad Media y parte de la Edad Moderna, los juicios se llevaban a cabo en estas picotas o rollos de jurisdicción.

No muy lejos del castillo, se encuentran los restos de la muralla que un día rodeó Torija y la barbacana (especie de fortificación que antecedía a la muralla), y la iglesia del pueblo dedicada a la Asunción. Lamentablemente, la iglesia no puede verse por dentro más que en horario de misa, pero sí se puede observar una bella portada típicamente renacentista, con arco de medio punto flanqueada por dos columnas adosadas y rematada por un templete que contiene una hornacina con la figura de la Virgen.

Junto con la oferta monumental, también es conveniente probar alguno de los platos típicos de la tierra como el pisto manchego o las migas, para reponer fuerzas si nos hemos cansado de andar.

En resumen una buena opción para realizar una escapada rápida, cómoda y no muy cara; aspectos a tener en cuenta en estos tiempos de escasez.

Rollo de jurisdicción ubicado en Torija

Plato típico de la zona

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: