Te esfumas de mis manos,

escapas,

como la lluvia al rocio

el ave a la nube,

como lo que nunca tuve.

Te pierdes,

como un susurro

como un lamento

como el beso que no di

te vas

con mi cuerpo

mis manos

y tus labios

benditos de eternidad.

 

Ya no estas y mis ganas

sufren la sed de tu carne.

Te alejas de mi brazo

huyendo

olvidando

luchando

estremeciendo

pero olvidas en tu escape

que al nacer, parti contigo.

Te esfumas,

como la sangre se aleja de la herida

como el agua abandona al vaso

y la muerte a la vida.

Sin embargo,

hay veces que en el silencio humilde de una lampara

cuando lees nuevamente nuestros vetustos trozos de amor;

entonces ya no te esfumas de mis manos,

simplemente, vuelves.

 

Emilio Raul Ordeñana del Rio

11-07-1989  La Habana, Cuba

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: