aprovechamiento de energía eólica

Según la OCU, en España la factura de la luz ha subido un 60% desde 2007, lo cual lastra las economías tanto domésticas como de las pequeñas y medianas empresas. Hay varios factores que hacen que en este país tengamos que soportar una factura de la luz tan escandalosamente desorbitada, y que responden generalmente a políticas erráticas llevadas a cabo por los diferentes gobiernos de las últimas décadas.

En primer lugar conviene definir el tan archiconocido “déficit tarifario” que a grandes rasgos sería la diferencia entre el coste del suministro eléctrico y el precio de la electricidad. Dentro de este déficit tarifario se engloban gastos como las primas a las renovables, la distribución o el transporte de la energía. En el caso de las primas a las renovables aparecieron en 1999 y recibieron un gran impulso durante la primera legislatura del gobierno de Zapatero. Hasta julio de este año los gastos en estas primas ascendían hasta casi los 5500 millones de euros, lo que supone un incremento del 17% con relación al año anterior. En el año 2012, los gastos en este concepto llegaron a los 6600 millones de euros y en 2011 a 6856. En este aspecto, conviene recordar que durante unos años se produjo una pequeña burbuja de instalaciones de energía solar (huertos solares) que se financiaron mediante préstamos bancarios, lo que provocó que con la llegada de la crisis y la disminución del consumo se produjera un exceso de energía producida, lo que trajo no pocas pérdidas a muchos inversores en estos huertos solares.

aprovechamiento de energía solar

Otro aspecto que contribuye a encarecer la factura de la luz, en un 3% aproximadamente es la moratoria nuclear. A principios de la década de los ochenta, el gobierno presidido por Felipe González suspendió los programas de desarrollo previstos para varias centrales nucleares: Lemoniz, Valdecaballeros, Trillo, Regodola y Sayago. Entonces se aludió a razones de seguridad y a las dificultades para deshacerse de los residuos nucleares. Pero en aquella época los colectivos ecologistas ejercían una importante presión en la opinión pública, y es fácil que también influyeran en la decisión del gobierno. El terrorismo etarra también contribuyó a paralizar los trabajos en el caso de Lemoniz, llegando a asesinar a un ingeniero industrial. Las pérdidas para estas empresas ascendían a unos 720000 millones de las antiguas pesetas, cantidad que, lógicamente, había que compensar. Para ello se impuso una cantidad en la factura de la luz a pagar hasta el año 2020. En el año 2012, se les pagó a estas empresas en el concepto de moratoria nuclear 53 millones de euros, cantidad que salió de las facturas de la luz pagadas por todos los usuarios.

Por último hay que recordar que la producción de un megavatio/hora de energía nuclear está por debajo de los 40 €, mientras que el mismo megavatio producido con energía solar cuesta más de 400 €.

Debemos tener claro que aún nos queda bastante tiempo de pagar facturas desorbitadas fruto de las políticas desastrosas llevadas a cabo durante décadas en materia de producción de energía eléctrica.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: