Los seres humanos, en la medida en que vamos creciendo, marchamos adquiriendo patrones que nos van dando forma hasta tener una personalidad definida.

Es `precisa la ocasión para abordar el significado de personalidad. Esta no es más que el patrón de pensamientos, sentimientos y conducta que presenta una persona y que persiste a lo largo de toda su vida, a través de diferentes situaciones.

Tomando como base esta definición, podemos colegir, que los seres humanos adquirimos una gama de vivencias en el devenir del tiempo, las cuales son traducidas en pensamientos, para que estas a su vez puedan ser materializadas.

La situación radica en que cuando nuestros pensamientos se encuentran en la gama de lo negativo, nos encontramos entonces con situaciones engorrosas, personas llenas de odio, infelicidad, celos, envidia, egocentrismo,, maldad y cualquier otro sentimiento degenerativo, entonces notamos que nuestro entorno también suele cambiar negativamente. Conocemos personas que suelen llegar a un lugar con un ambiente agradable, y de buenas a primera, todo cambia. Esto se debe a la materialización de sus sentimientos.

En la actualidad vemos como nuestro mundo se ha convertido en un espacio donde impera el irrespeto, la violencia, la ambición desmedida, la competencia mal sana, la envidia, la arrogancia, la falta de amor al prójimo, en fin, existe una casi total ausencia de valores tendentes a vivir en armonía plena. Vemos como los seres humanos no creemos en las demás personas, ya sea porque hemos sido victimas o porque somos victimarios.

Es tiempo de que comencemos a reconocer que necesitamos un cambio inmediato. Pero todos estamos esperando que este cambio sea iniciado por los demás, y seguimos a la espera y mientras pasa el tiempo nuestro planeta se va haciendo cada día mas un lugar inhóspito, donde prácticamente los seres humanos vivimos como los animales salvajes.

Los seres humanos fuimos creados con una conciencia espiritual que va más allá de la conciencia mental. En estos tiempos hemos dejado a un lado la conciencia espiritual, porque nos hemos convertido en maquinas humanas en algunos casos, o simplemente en hombres bestias.

No podemos tener un cambio sin comenzar a utilizar la conciencia espiritual, materialmente es muy difícil por el papel que juega nuestra mente en cada uno de nosotros.

Si despertamos esa llama de luz que tenemos dentro de nosotros mismos, inicia el cambio. Por esta razón es que entiendo que el cambio debe iniciar primero dentro de nosotros mismos, debe venir de un pensamiento, una intensión positiva de materializarlo.

Podemos hacer un ejercicio mental, por medio del cual visualicemos el cambio en nosotros, y así seamos portadores del mismo en cada uno de nuestros semejantes, entonces el mundo seria diferente. Pero a veces, nuestra falta de fe e ignorancia no nos permite ir más allá de donde nuestra mente nos lo permite, porque sencillamente somos esclavos de ella.

Debemos todos recordar (independientemente de su ideología de Dios) que fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios. Y en el estado en el cual se encuentra inmersa la humanidad, solo somos una mala copia de las intensiones divinas de la creación. Somos una vergüenza, la cual si no asumimos un cambio radical, debería ser sencillamente arrancada de esta dimensión.

Cuando te digo que es tu decisión cambiar o no, es porque la humanidad fue creada con libre albedrio. Desde que nacemos, crecemos y nos desarrollamos cada uno de nosotros toma las decisiones que considera pertinentes: buenas o malas. Son esas decisiones las que nos mantendrán en el lodo en que estamos sumergidos, o en cambio, nos sacaran a la luz, de la cual somos parte por derecho propio. Pero este derecho es readquirido con un cambio, y este cambio debe ser el inicio de una nueva era. Una era inspirada en el amor, la armonía, la fraternidad, el respeto, la ayuda al prójimo y la compasión.

Dejemos a un lado esos pensamientos que resultan tan nocivos y enfermizos para nuestra salud personal y social. Mientras seamos portadores de ellos, seguiremos viendo entonces, mucho cáncer, mucho lupus, miseria, hipertensión, en fin, enfermedades que son provocadas por nosotros mismos. De ahí debemos partir, como nosotros somos capaces de dañarnos, también somos capaces de reivindicarnos, de sanarnos, de amarnos, sin tener que esperar que los demás sean quienes den el primer paso.

Adelante! Da el primer paso, no te arrepentirás!

La vida es hermosa, es un regalo infinito de bondades y amor para todos. Te reto en este momento a que te preguntes: ¿Puedo yo iniciar el cambio?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: