Sobre Epigenética

Hacia el final de la segunda guerra mundial se produjo una gran escasez de alimentos en Holanda. La población llegó a vivir con tan sólo el 30% de calorías de una dieta normal; más de 20.000 personas murieron de hambre en el invierno entre 1944 y 1945. La ciencia aprovechó esta tragedia para hecer investigación, y los resultados observados fueron nada menos que sorprendentes.

Genética Tradicional

El paradigma de la genética nos dice que fenotipo = genotipo + ambiente. Es decir, que somos producto de nuestros genes más el efecto que tiene el ambiente. Por ejemplo, una persona que es hija de personas delgadas podría tener genes asociados a un metabolismo rápido, y de esta forma tener tendencia a la delgadez. Sin embargo, si esta persona no hace actividad física y consume alimentos altos en calorías, posiblemente será obesa. Esta teoría en cierta forma niega la existencia de un "determinismo genético", ya que el ambiente también es responsable de cómo somos. No podemos culpar a nuestro genes por todo. Esta visión de la genética también limita lo que nuestros padres nos pueden heredar: sólo nos pueden heredar lo que se encuentra en sus genes. Los genes no cambian. De acuerdo a la genética tradicional, un niño ya nace con aquello que es capaz de traspasar a su descendencia. Sus experiencias de vidas no serían heredables, ya que las experiencias de vida no cambian los genes. Sin embargo, la ciencia y la biología han cuestionado esta visión. La investigación hecha tras la hambruna en Holanda ha demostrado que las experiencias de vida sí pueden ser traspasadas a los hijos.

Epigenética: Más allá de la genética

La investigación hecha en Holanda hizo un seguimiento a todos los sobrevivientes de la hambruna. Se siguió también a sus hijos y nietos. El primer grupo que interesó a la ciencia fue el de niños que nacieron de madres que sufrieron el período de hambruna durante los últimos tres meses de embarazo. Como era de esperar, estos niños nacieron con un tamaño menor al normal. Lo interesante es que nunca parecieron superar del todo la hambruna sufrida por las madres: si bien nunca tuvieron un problema de acceso a la comida, estos niños crecieron para transformarse en adultos de menor tamaño al de la población general y de tasas de obesidad menores a las del resto de la gente. Algo igualmente interesente ocurrió en el caso inverso: madres que sufrieron de la hambruna durante sus primeros tres meses de embarazo. Durante los dos útlimos trimestres estas mujeres se alimentaron en forma normal y sus hijos nacieron con un peso adecuado. Sin embargo, una vez adutos tenían una mayor tendencia al sobrepeso, diabetes y enfermedades cornonarias. Otro dato interesante nos da la ciencia: en ambos casos estos hijos empezaban a tener sus propios hijos en una edad más temprana y la frecuencia de gemelos era mayor. Estos nietos también se diferencian de la población general. Recapitulando: las abuelas sufrieron hambre durante el embarazo, los nietos se ven afectados. La biología puede ser realmente asobrosa. ¿Qué es lo que está ocurriendo? Al parecer la genética tradicional está equivocada, y durante la vida los genes pueden ser modificados y estos cambios son heredables. La hambruna alteró los genes de los fetos y estos fueron traspasados a la generación siguiente. La biología nos dice que el ambiente puede cambiar nuestros genes y que estos cambios son, de hecho, heredables.

Consecuencias de la Epigenética

La epigenética ha significado un gran cambio en cómo entendemos la ciencia y la biología. Especialmente considerando que las alteraciones epigenéticas pueden ser heredables. Se deshecha aún más la idea del determinismo genético. La alimentación de la madre en el embarazo tendrá efectos en la vida de su hijo, y lo mismo puede ocurrir con otros hábitos: fumar, consumir alcohol, hacer deporte, etc. La verdad es que no sabemos hasta qué punto el ambiente y la forma de vida deja marca en nuestros genes. Las experiencias que vivimos día a día son potencialmente traspasables a la generación siguiente. ¿Han notado que a un niño le es mucho más fácil aprender nuevas tecnologías que a un anciano? Talvés algún mecanismo epigenético esté asociado. Por otro lado, numerosas enfermedades parecen ser de origen epigenético, incluyendo el cáncer, lo que ha abierto un gran campo para la investigación científica.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: