La envidia, el mayor pecado del ser humano

LA ENVIDIA, EL MAYOR PECADO DEL SER HUMANO.

Hemos oído muchas veces que el mayor pecado del ser humano es la envidia. No sé si eso es aplicable a todos los países y a todas las culturas, pero es evidente que en nuestro entorno si lo es. ¿De qué tenemos envidia? La envidia también tiene su lado "bueno": por medio de la envidia podemos saber cuáles son los valores que tenemos en mayor estima.

Se habla de una ENVIDIA SANA, pero pienso que es preferible utilizar otros términos. Éste me parece peligroso. De envidiar algo, tengamos envidia a la ética, a la empatía, a la soloidaridad, al gusto artístico, a la formación cultural... Pero si odiamos a quien posee todas estas cualidades, esa clase de envidia nos lleva a la perdición. La envidia es muy mala cuando nos alegramos de las desgracias ajenas y nos entristecemos por los éxitos de los demás.

Da la impresión, sin embargo, de que, con frecuencia, los ojos de nuestra envidia están fijos en otro tipo de cosas. Tenemos envidia del dinero, de la fama, del éxito de las personas de nuestro entorno. En estos casos, no hay ética que nos frene y si nos es posible, intentaremos hacer lo mismo, y si no, nos moriremos de envidia.  A veces no es necesario ser rico para tener mentalidad capitalista. Es suficiente ser ambicioso.

Cuando el valor supremo de la sociedad es el dinero y si el sentimiento más profundo es la envidia, es muy fácil abrir la puerta a la corrupción. Aquí también, en términos generales, nos econtramos con dos tipos de gente: los que la mano en la caja y los que les tienen envidia, porque, si pudieran, harían lo mismo.

Con frecuencia se oyen comentarios que le sacan a uno de sus casillas: "Eso no es más que el chocolate del loro" o "Aquí todo el mundo mete la mano en la caja, los tuyos tambien". Y no es para menos. Primero, porque quien dice eso no sabé quiénes son "los míos". Y segundo, porque es totalmente injusto generalizar. Conozco a muchos hombres y mujeres honrados que se desviven y trabajan por unos ideales. Tener envidia de ellos no es pecado. Ni mucho menos.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: