ENVIDIA: según la RAE se define como tristeza o pesar del bien ajeno, emulación, deseo de algo que no se posee. Dicho así no suena tan mal.Pero la realidad es otra. la envidia es un sentimiento tan negativo que es considerado dentro de los 7 pecados capitales. Quizás haya escuchado decir yo le tengo envidia de la buena. Eso no existe, no hay envidia buena o envidia blanca, la envidia es tan negra como la noche mas oscura, se alegra del mal ajeno y se regodea de ello, y el éxito del prójimo le sienta muy mal.

Cualquier cosa puede ser envidiada, no solo son los bienes, la belleza física y cualidades morales o intelectuales , en buena lid hasta las desgracias son motivo de envidia. Si piensa que exagero le voy a mencionar unos ejemplos:hay quien envidia al vecino que se fracturo una  pierna y así puede estar de reposo, o el compañero de trabajo que tiene una discapacidad física y tiene el mejor sitio para aparcar su coche, o a aquel que por un accidente terrible fue indemnizado. Como ve no solo es pesar por el bien ajeno sino también por el mal ajeno si este tiene asociada alguna compensación.

No obstante, el mayor motivo de envidia es el éxito, en cualquier ámbito que se desarrolle el éxito , allí estará la envidia a su lado.Según Leonardo da Vinci ( quien, por cierto, con tantas virtudes y dones debió ser muy envidiado) en cuanto nace la virtud, nace contra ella la envidia, y antes perderá el cuerpo su sombra que la virtud su envidia.

Muchos psicólogos consideran que la envidia se desarrolla por un sentimiento de inferioridad y que el envidioso siente el éxito ajeno como fracaso propio. En algunos casos es así, pero cuantas personas exitosas usted conoce que además son extremadamente envidiosas y otros que no son tan afortunados y viven felices sin mirar lo que no se posee con deseo malsano. La envidia puede venir de muy lejos, incluso de personas que usted no conoce bien y que solo saben de sus éxitos por otras personas o, con mas frecuencia, de los mas allegados a usted, o sea amigos, conocidos, y hasta familiares. En lo que coinciden la gran mayoría de ellos es en no ser abiertamente explícitos con sus muestras de resentimiento, usted no sabrá que es envidiado hasta que de golpe y porrazo se entera por un comentario o acción en su contra.

He aquí unas sugerencias que le pueden ser muy útiles:

  • No hable de sus logros en reuniones sociales, incluso con amigos o familiares que de seguro no le envidian, pues estos pueden decirlo a otras personas a quienes no le agradara tanto su éxito.
  • Tampoco haga participe a los demás de sus planes si ellos implican posibilidad de mejoría futura.
  • No haga ostentación de premios, ni presuma de sus bienes.
  • Alabe el éxito ajeno por muy pequeño que este sea.
  • Evite hablar de usted y centre sus conversaciones en temas en los que su interlocutor este interesado mas que en su persona.
Aun así no se librara de la envidia pero tampoco la incentivara con su actitud. Recuerde que si bien la envidia le puede hacer daño al envidiado, mas sufre el que la siente, pues vive pendiente de la vida del prójimo , con dolor profundo de no obtener lo que el otro posee y no disfruta sus propios logros. Entonces usted viva tranquilo su vida pues como dijera el celebre cubano José Martí “Triste es no tener amigos, pero más triste es no tener enemigos, porque, el que enemigos no tenga,es señal que no tiene: ni talento que haga sombra, ni carácter que impresione, ni valor temido, ni honra de la que murmuren, ni bienes que se codicien, ni cosa buena que se envidie”

 

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: