Entrevista de trabajo sobresaliente.

Tras haber enviado nuestro currículum a una empresa y haber conseguido que se pongan en contacto con nosotros para conocernos, llega el momento de la entrevista de trabajo.

Un proceso de selección está conformado por varias fases, siendo la entrevista de trabajo una de las más importantes por la gran cantidad de información que proporciona sobre el candidato. Aunque cada vez con más frecuencia las entrevistas se hacen a través de webcams, todavía son muchas las empresas que prefieren conocer al candidato o candidata personalmente en algún momento del proceso de selección.

La entrevista de trabajo va a constituir una oportunidad única para dar a conocer nuestro currículum a la empresa, para explicar la experiencia laboral que tenemos y para defender porque somos el candidato más idóneo para el puesto. Por todos estos aspectos, muchas personas pueden sentir nervios, ansiedad e intranquilidad durante el desarrollo de la entrevista de trabajo, pudiendo esto repercutir negativamente para ellos en el resultado final del proceso de selección.

Hay que partir del hecho de que una entrevista laboral es una situación que sigue unas pautas determinadas y que como tal, debemos preparar previamente.

Veamos cuáles son esos aspectos en los que no se debe fallar para potenciar que la entrevista laboral sea un éxito:

La puntualidad es imprescindible; debemos acudir a la entrevista a la hora en que se haya sido citado, y no más tarde. Para evitar imprevistos del tipo aparcamiento, atascos, etc.. lo mejor es buscar información previamente acerca la zona donde se encuentra situada la empresa y valorar que medio de transporte se adapta mejor a nosotros para estar allí a la hora exacta.

Con respecto a nuestra imagen, podrían surgir varias opiniones sobre como de formal acudir a una entrevista de trabajo y que ropa se considera formal. Lejos de eso, diremos que se valora positivamente que la persona acuda con una vestimenta sencilla, sin estridencias y sin dejar a la vista símbolos de ideologías, religión o aficiones. Totalmente desaconsejable acudir vestido con ropa deportiva, vaqueros o ropa de fiesta. Existen muchas maneras de acudir vestidos de una manera formal sin tener que recurrir al clásico traje si el puesto al que optamos no lo requiere, tanto para ellos como para ellas.

Nuestra presentación en la empresa también es importante ya en la gran mayoría de los casos la entrevista de trabajo no comienza cuando el candidato de sienta delante del entrevistador, comienza desde el mismo momento que el candidato llega a la empresa. Gestos como llamar antes de entrar, explicar claramente y con seguridad porque se estamos allí o evitar hablar por el teléfono móvil mientras esperamos, son imprescindibles.

Cuando comience la entrevista hay que tener clara una idea: en la entrevista de trabajo nos van a evaluar, y a varios niveles al mismo tiempo.Con respecto a la información verbal que proporcionemos, debemos contestar con seguridad acerca de las experiencias laborales que hemos tenido y explicar que funciones llevábamos a cabo en un trabajo. Hay que evitar divagar, ciñéndonos a lo que realmente nos están preguntando. Si nos hacen alguna pregunta de carácter más personal pensemos siempre que en el fondo están buscando una respuesta relacionada con lo laboral y que no hay que sentirse incómodo.Con respecto a la información no verbal, en la entrevista de trabajo hay que cuidar mucho los siguientes aspectos: mirar al entrevistador aunque no fijamente, sentarnos adecuadamente en el asiento sin dar lugar a posturas excesivamente relajadas o rígidas, no jugar con las manos ni con ningún abalorio o adorno que llevemos puesto o no tener encendido el teléfono móvil para evitar que suene. Cuando llegue el momento de que el entrevistador nos explique las tareas y las condiciones del puesto, no hay que tener miedo a preguntar, siempre que no sea de una forma desconfiada, perspicaz o con dejadez.

Por lo habitual no se suele informar al candidato del resultado de la entrevista en el momento de la misma sino unos días después. Por lo que toca despedirse cortésmente y esperar la ansiada llamada. Es valorable pedir una tarjeta de visita para ponernos en contacto con ellos, dejándoles claro con esto que estamos muy interesados en el proceso de selección en el que estamos participando.

Con todo lo expuesto anteriormente queda claro que el candidato seleccionado finalmente no tiene que ser necesariamente el que tenga mejor currículum, ya que como veis se evalúan muchos más aspectos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: