Entrenar pero no educar. Métodos de educación

Entrenar pero no educar. Así, se implementaban los métodos de educación de vieja data como; el castigo físico, incluso hasta los psicológicos, el a, b, c, el apartado de pensar…, puede que corten o estimulen alguna forma de conducta en un plazo breve, lo que siempre producirá consecuencias a largo plazo como, el sometimiento, la victimización, hasta llegar a la rebeldía, al estar inbuhidas estas acciones de humillación y que el niño las siente como una carga de violencia. Por supuesto; que no imparten educación, no enseñan al niño del porque se hacen las cosas. Solo los condiciona a responder por medio de un estímulo perentorio de fuerza.

Lo que resulta luego; son seres humanos que carecen de control por sí mismos y que no responden a nada si no existe un estímulo-castigo o de recompensa, no cumplen con su deber y no sienten respeto alguno por la ley u orden establecidos. Plegándose a ordenes, mandatos, de dudoso razonamiento al estar entrenados al obedecimiento ciego. La resultante, son personas, que no respetan el orden del semáforo haciendo caso omiso de la luz roja o no hay un policía que los sancione.

Tienen una carencia manifiesta del sentido de cooperación, al no llegar a comprender, que al respetar el semáforo, contribuyen con una mejor calidad de vida, a vivir en un ambiente más amable y estar en sintonía con el orden. Encontramos personas que comulgan con la violencia, desconocen la calidad de algunos líderes, acatando sus órdenes disparatadas, carentes de cualquier lógica, por no haber desarrollado la capacidad básica de actuar por sí mismos.

En lo particular, los premios para mí saben a soborno. Si haces lo que quiero te lo otorgo contrariamente no te lo doy. La conclusión sería que los niños no estudiarían por el placer de aprender, sino; para sacar notas altas, dejando de lado la satisfacción de aprender. Es acá donde se puede presentar una situación irregular, dado por ejemplo que un compañero de escuela le ofrezca una recompensa jugosa y atractiva por vender drogas, no sería de extrañar que se embarque en este negocio, porque de hecho ya están condicionados para esto, según la formación que les hemos dado.

Educación

¿Como estar de acuerdo con métodos de adiestramiento animal, para educar seres humanos?

Reflexionemos; como estar de acuerdo con estos métodos de adiestramiento animal para educar a seres humanos, hay una diferencia notable. Los seres humanos tenemos raciocinio que en la medida que lo empleamos a edad temprana, actuaremos razonablemente con buen criterio, sentido común, en lugar de estar de espaldas a la racionalidad, adiestrados, condicionados, convertidos en autómatas.

Entonces, es justo preguntarnos al no haber castigo ni premio ¿como educamos? En verdad la generalidad de los seres humanos somos producto de una crianza basada en el adiestramiento y la obediencia donde ello está asociado a un no constante y a acciones meramente punitivas. Lo que dificulta grandemente otras referencias a la hora de criar y educar a nuestros niños.

Infortunadamente o por fortuna, según se mire, realmente no hay recetas infalibles. Cada niño es un caso particular, cada vínculo es único, entendiéndose desde la realidad que lo define. La actuación de los niños no es caprichosa. Para mirar respetuosamente la conducta que valoramos como irregular, hay que mirar con detenimiento, es preciso observar su relación con el adulto que lo cuida, su edad, su momento evolutivo y las circunstancias a su rededor. Pesquisemos bajo la superficie atendiendo la causa y redirigir su formación. Comúnmente apreciamos valores normales como, si fuera mala conducta. Estar atentos a cada etapa de maduración nos permite tener posibilidades razonables reales.

Conocer el lenguaje o forma de comunicación precisa según la edad y particularidades individuales, motiva al infante a participar sin rebeldías, permitiendo así acompañarle sin causar interferencias en el desarrollo del entendimiento de los límites y la disciplina. Acometer un trabajo personal interior para registrar las historias de abuso y desamparo en nuestra infancia, permitiéndonos encontrar la formula para no repetir los errores del pasado con nuestros niños o los que tengamos a cargo.

Es justo recordar frecuentemente, que no hay nada que contagie mas que el ejemplo. Es inmoral pedirle a nuestros hijos que no mientan, si por el contrario somos mentirosos, que respete, sí nosotros no lo respetamos o no nos respetamos y... Como delimitar algo que está en nuestras manos hacerlo y no hacerlo. Pudiendo ser firmes e íntegros sin llegar a la violencia.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: