Nunca es demasiado pronto para enseñar a ahorrar a los niños. Es muy aconsejable que les enseñes pronto que el dinero no cae del cielo y que por eso no se puede malgastar. El dinero es nuestro mejor amigo, el que siempre está ahí si no lo derrochas.

Yo les abrí una cuenta bancaria a mis hijas nada más nacer y les regalé una hucha. Las fui acostumbrando a gestionar su paga semanal de manera que les llegue para comprar chuches después de restarle un porcentaje del diez por ciento para el preahorro. Las dos saben que si no quitas tu ahorro cuando recibes el dinero, es difícil que ahorres a final de semana. El preahorro va para la hucha y el contenido de la hucha para el banco. Les vendrá bien cuando tengan que pagarse sus estudios universitarios.

Hay muchos padres y madres que están en contra de la paga semanal. Yo estoy a favor. Mi marido no quería darles nada a las niñas. Me opuse. Las niñas deben saber lo que es el dinero y saber administrarlo desde pequeñas. Fue lo que hicieron mis padres en su día conmigo.

Mis hijas no sólo están ahorrando del dinero de sus pagas semanales sino también de sus fuentes de ingresos. No es que las ponga a trabajar como los niños esclavos, pero sí las estoy introduciendo en esto de ganar dinero por Internet. Tienen sus correos electrónicos y cobran por recibir e-mails publicitarios. La mayor se está ganando una pasta porque ha afiliado a todas sus amiguitas y amiguitos. Es listísima.

Os animo a enseñar a ahorrar a los niños desde su más tierna infancia. A ahorrar se aprende ahorrando, es decir, con la práctica de tu vida diaria, no con la teoría. Además, invertir en educación financiera es una gran inversión. Ten en cuenta que la educación financiera se sigue recibiendo en casa. En los colegios todavía no se han puesto las pilas en este tema tan necesario para la prosperidad de una persona.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: