enseñanza

LA ENSEÑANZA EFICAZ

ENSEÑANZA: No es mejor profesor el que más sabe, sino el que más enseña.

LA PROFESIÓN DEL PROFESOR requiere no solo haber cursado estudios universitarios en algunas materias para adquirir el dominio sobre una ciencia concreta. Es preciso aportar una serie de habilidades concluyentes para el proceso del aprendizaje. La enseñanza eficaz no viene asegurada por la preparación académica del enseñante. Se debe diferenciar entre dos grupos de profesores:

1) Se convirtieron en profesor porque estudiaron una materia que les gusta, no porque les guste LA ENSEÑANZA.

2) Luego están aquellos profesores que enseñan por convicción; les gusta transmitir y compartir, progresar y que los demás progresen con él. Es una relación mutua basada en el dar y tomar.

NO ES MEJOR PROFESOR EL QUE MÁS SABE, SINO EL QUE MÁS ENSEÑA.

Aquellas personas que se convirtieron en profesor porque la carrera universitaria que eligieron no tiene más salidas que la enseñanza, suelen trabajar de forma metódica, limitándose a explicar su materia para luego realizar la evaluación. Este método dificulta el aprendizaje a los alumnos. Son los oyentes del temario y los que nada más observan cómo el profesor expone la materia a aprender. Luego deben arreglárselas cómo aprenden todo el contenido por las tardes para aprobar los exámenes. Si hay suerte, el profesor tendrá facilidad de explicar el contenido de forma sencilla y comprensible. No obstante, no hay conexión entre el profesor y el alumno. Los estudiantes permanecen en las aulas a modo pasivo y es fácil que se distraigan. La concentración merma bastante si deben permanecer seis horas sentados en clase nada más que escuchar lo que exponen los profesores como si estuvieran en un congreso. El cansancio y la distracción están garantizados.

LA ENSEÑANZA EFICAZ

Para que la enseñanza sea más eficaz, esta debe ser más activa e interactiva. Los alumnos deben formar parte de la enseñanza y no limitarse a escuchar y observar. No es lo mismo que un alumno vea y escuche cómo hay que hacer un asunto concreto, sino que, aparte de verlo, lo haga directamente. Es decir, la TEORÍA no debe quedarse en solamente la parte teórica, sino se debe acompañar con la PRÁCTICA cada vez que se pueda. El conocimiento previo es necesario para poder pasar a la práctica, sin lugar a dudas. Sin embargo, si el alumnado se implica de lleno en el aprendizaje, los resultados son mejores.

La ciencia a través de sus investigaciones ha demostrado que el conocimiento mediante estudio teórico no queda bien afincado en nuestra memoria. Esto se debe a que los alumnos suelen estudiar nada más para aprobar los exámenes utilizando la memoria corta. Una vez expongan toda la información sobre papel en los exámenes, se vuelven a olvidar de gran parte de la información aprendida y no la vuelven a utilizar nunca más. Muchos estudian, aprueban y se olvidan. ¿A quién no le ha pasado en alguna ocasión que se ha preguntado cómo cierta persona ha podido sacarse una carrera X cuando aparentemente no tiene ni idea?

No es mejor profesor el que más sabe, sino el que más enseña.

Para que una persona aprenda alguna materia de verdad, debe despertarse en ella el interés y la curiosidad en lo que debe aprenderse. Para ello, el profesor debe implicar a los alumnos y poseer, además, algunas HABILIDADES:

  • Saber transmitir
  • Incluir actividades
  • Predisposición para ayudar a los alumnos (no todos trabajan de la misma manera ni aprenden igual de rápido)
  • Intuición
  • Empatía
  • Capacidades organizativas
  • Implicación

EL PROFESOR debe tener presente en cada momento cuál es el objetivo de su clase y organizarla en función al objetivo, saber transmitir la información de manera convincente e interesante para despertar el interés del alumnado. Participar activamente en la enseñanza e incluir a los propios alumnos en el proceso del aprendizaje. Necesita empatía e intuición para reconocer quienes necesitan más atención y ayuda. Cuanta más interacción haya entre el docente y los alumnos, mayor éxito produce la enseñanza. El éxito depende en parte de los estudiantes y sus esfuerzos por aprender, pero gran parte depende también de la implicación del profesor.

La mejor enseñanza que le podemos dar a nuestros hijos es aquella que les enseñe a pensar, investigar y ser personas autónomas. Utilizando un método correcto, es posible alcanzar la enseñanza eficaz.

enseñanza

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: