Ensayo: Alguna vez

(Un ensayo de recuerdos, de la vida, de la infancia)

 

Alguna vez entendí que hay una razón para mi existir. Entre tanta confusión que la vida me trajo a gritos, sí hubieron algunas personas, grandes tesoros de mi vivir, que debieron ser mi alegría, y mi razón de crecer.

Alguna vez mis cuatro niños estuvieron conmigo, totalmente imparables, impetuosos y risueños. Llenos de vida, de energías y ganas desesperadas de crecer, de ser personas importantes tomando sus propias decisiones y buscando siempre una vida mejor.

Alguna vez mis cuatro niños, fueron niños realmente, tan dulces y locos. Cada uno muy a su peculiar manera. Siempre con algo que decir, algo que contar, un abrazo para su madre, que todo lo dio, y una palabra para su padre, que todo sufrió.

Alguna vez mi linda morena, engreída pero inteligente, hábil en extremo, se le ocurrió hablar primero: “yo cuido a la más pequeña”, que entonces ni caminaba. Otro de mis dos pequeños dijo: “yo limpio” y el otro aprendió a lavar. Yo descubrí que me gustaba cocinar.

Alguna vez a alguien se le ocurrió los cuentos de terror bajo la noche oscura, en medio del silencio y la expectativa. ¡Como se divertían entonces! – preparen las historias que terminando la noche podremos tomar un poco de chocolate caliente y reír hasta llorar.

Alguna vez, tal vez, comimos en una misma mesa, reímos juntos por las locuras de mi flaquito, siempre admiré su corazón. O disfruté con la rectitud de mi gordito, siempre orgulloso de ver su esfuerzo, nunca nada le fue fácil, pero nadie persistió como él.

Alguna vez estuvieron conmigo, y yo con ellos. – ¡Hagan sus tareas! y podrán salir a jugar. Lávense las manos, y ayuden en casa sin necesidad de que se los pidan. Sigan las reglas. Porque de eso se trata la vida – Mis dulces pequeños, un día crecerán. Y yo también.

Alguna vez recordaré cuando fueron pequeños, y de entre los cuatro, a mi quinta, mi pequeña. Yo ya aprendí a contar. Y te veré aprendiendo a escribir, entre lágrimas y risas, siempre serás mi niña. Y de entre los cuatro, alguna vez los veré, allá de lejos, y parte de mi vida con ustedes.

Alguna vez así será, y disculpen mi melancolía, porque los años vuelan como las sombras que un día jugamos no pisar – ¡juega después de la tarea!, juguemos al caer la tarde, escondidas será, o un juego de letras tal vez – Y un día los veré, lejano y distante, ustedes fueron mi vida.

J.M.

alguna vez

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: