Enfrentarse al despido

Una persona se esfuerza, trabaja muchas horas y eso no se valorará, siempre habrá alguien que le diga que es un vago y que no ha sido capaz de hacer nada en toda su vida

Otra persona, escribe cien artículos y tendrá que escuchar como un don nadie le dice la manera en la que tiene que redactar los informes de la empresa. Un estudiante hace la carrera, realiza mil trabajos, pasa numerosos exámenes y siempre tendrá que escuchar que es un ignorante. Después de tantas horas de dedicación es lógico pensar que la gente de la calle va a reconocer su mérito y esfuerzo, pero esto no es así y está bastante alejado de la realidad. 

No existen los aplausos ni las palabras de ánimo

Después de la vida de estudiante, viene la vida laboral. En ningún trabajo, se califica el mismo con notas. Ocurre todo lo contrario, se hacen informes que quedan olvidados encima de la mesa de cualquier despacho, los buenos expediente no tienen ninguna calificación, se rechazan con todo el desprecio del mundo y a numerosos trabajadores que son válidos se les despiden con rídiculas disculpas, cuando lo único que han hecho ha sido realizar bien el trabajo. 

En la calle, la gente no solo no reconoce ese esfuerzo, sino que tratan de empequeñezerlo hasta que este ha desaparecido del todo. Es triste, pero es así algunas personas disfrutan quitando valor a los demás. 

Tanto en el mundo laboral, como en la calle en demasiadas ocasiones la falta de vergüenza, la falsedad y la maldad se confunden con la inteligencia. Es normal que estas personas recurran a estos métodos para conseguir sin esfuerzo, lo que otros consiguen con trabajo. 

Donde una puerta se cierra, otra se abre

Bien es cierto que un despido puede deberse a múltiples motivos. En este caso una persona tiene la clave para saber si es justo o no. Nadie es perfecto y puede que el trabajador cometa numerosos fallos, pero si los motivos que se dan para despedirlo son absurdos, en vez de decirle en que falló, se tendrá la impresión de que de justo tiene poco. 

Aquí radica la importancia de pensar en positivo y no pensar en lo que se tuvo sino en lo que está por venir. 

A veces no conviene aferrarse demasiado al puesto de trabajo

No tiene importancia lo que cada persona haga o sea. Cuando se despide a alguien las razones son muchas y a veces no tienen ninguna relación con como se ha realizado el trabajo. Simplemente , puede suceder que el trabajador reciba la carta de despido porque el jefe  decidió contratar a alguien a quien le debía un favor.

Cada uno debe centrarse en trabajar duro, hacerlo lo mejor posible y estar orgulloso de ello. Puesto que nadie le dará valor ni lo tendrá en cuenta. 

 

 

 

 

 

 

Enfrentarse al despido

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: