Fotografía

Enemigo Ancestral


Enemigo ancestral es una novela de terror escrita por Mark Luken que nos transporta a Nuevo México, donde un verdadero infierno se desata en una excavación arqueológica. Sus miembros están atrapados y son destrozados uno a uno por una entidad que le gusta jugar con sus víctimas. Esta entidad (enemigo ancestral) les exige que entreguen partes de sus cuerpos y finalmente sus vidas a fin de que el resto pueda vivir un día más.

En Enemigo ancestral el baño de sangre comienza cuando un niño Navajo entra en su campamento. Ahora los miembros supervivientes de la expedición quieren ejecutar el chico porque consideran que esto podría detener la carnicería. Pero no todo el mundo está de acuerdo. Una joven llamada, Stella cree que la llegada del niño sólo fue un hecho desafortunado, y hace lo posible para salvarlo. Una noche, quienes creen que el niño debe morir, intentan atraparlo, pero Stella logra sacarlo del lugar en una camioneta. Incomprensiblemente o no, la mujer mira constantemente el retrovisor.

A continuación, en Enemigo ancestral, cuando llegan a Cody’ Pass, otro evento importante, además de la tormenta de nieve se está produciendo. Es un robo bien planificado a un banco, pero durante el atraco algo sale terriblemente mal. Un guardia es asesinado, y los cuatro ladrones tienen la necesidad de tomar un vuelo más urgentemente de lo que habían previsto. Mientras huyen en motos de nieve se encuentran con Stella y el niño en una carretera secundaria y secuestran el vehículo y a sus ocupantes. Un accidente les obliga a refugiarse de la furia de la tormenta en una casa alejada de la ruta, y una vez dentro descubrimos que Stella tenía una buena razón para estar mirando el espejo retrovisor.

Enemigo ancestral es uno de las novelas con más acción que he leído. Desde la primera página de la violencia asalta el lector y el terror es palpable. El ambiente en Enemigo ancestral es tan intenso como la feróz tormenta de nieve que se desata, y juega tanto en la historia que podría ser considerada como un personaje más. Aunque la caracterización puede ser un tanto débil (sólo nos metemos en la mente de algunos personajes)​​ es suficiente para mantener el interés y alimentar nuestros miedos. En cuanto a la entidad, en Enemigo ancestral, menos es más, y estamos agradecidos por ello. Si bien nunca vemos la entidad de forma física, sí vemos sus manifestaciones, las cuales son frías e inducen a las pesadillas. Todo esto suena realmente genial, y así es, hasta llegar a la final.

Sin embargo, en la última línea de Enemigo ancestral se produce un cambio dramático en la historia. Cambio que a algunos lectores les puede llegar a gustar, tal vez incluso podrían encontrar inteligente.

En resumen, Enemigo ancestral es un libro muy recomendable para todos los amantes del terror violento, sobrenatural y oscuro.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: