sentido

Encontrándole sentido a la vida

Nos pasa que a veces sin darnos cuenta estamos inmersos en un mar de rutinas, que prácticamente son un impedimento para parar en nuestro desenvolvimiento cotidiano. Esta situación de hecho nos trae consecuencias indeseables e incómodas, tales cómo; agotamiento, agobio, depresión, que; incluso llegando al extremo, nos conducen a sentir que nuestra vida no tiene sentido.

Es precisamente el momento de parar, respirar a pleno pulmón y pensar a consciencia, el motivo, la razón de sentirnos tan mal, el desánimo que nos invade. Lego es hora de pensar en un descanso necesario, que nos ayude a encontrar el equilibrio para saber en qué sentido estamos dirigiendo nuestras energías. Por; de pronto hacemos el descubrimiento, de que no estamos priorizando con claridad todas nuestras actividades, o no estamos en cuenta de que algunas de ellas han perdido importancia o sentido para nosotros. Comprendemos entonces que es preciso dar un nuevo sentido a nuestra existencia.

Exceso de información

Navegamos en un océano de información, sin llegar a entender diáfanamente que de pronto estamos dejando de vivir para nosotros mismos y, estamos dedicados a tiempo completo a realizar las expectativas de los demás o tal vez queremos controlar eventos que no estamos en capacidad de asumir, que solo nos quita energía, desgastándonos. ¿A que nos puede conducir esto? ¿A vivir asfixiados, frustrados, insatisfechos, extenuados? Esto nos puede llevar por un despeñadero, que en el peor de los casos; nos hará perder la confianza en nosotros mismos y del bien que es la vida.

la vida

¡Es como decir, que mientras más se confía y se actúa con serenidad es más fácil llegar a la prosperidad! Podemos embarcarnos en el vehículo que es la vida, confiar en la divinidad del universo, tranquilizar nuestra mente, entrar en un estado de relajación para andar despacito por la orilla de una playa cualquiera, y sentados en la arena ver un hermoso atardecer. Gozar del aire puro de una exuberante montaña y hasta gozar de una buena conversación con un amigo.

Recobrar el sentido de la vida; con esto realmente es, como le encontraremos, la vitalidad y sentido a nuestra existencia. Es una tragedia llana, cuando nos sentimos perdidos porque; todo adolece de significado. Llegado esto; es ahora, cuando ha llegado la oportunidad, el momento, de programar nuestra visión verdadera de la vida, con claridad, optimismo, detalle en cada fase, en toda acción que emprendamos. Y ahora las preguntas. ¿Qué es lo que queremos afrontar? ¿Qué es lo que está en nuestras manos cambiar y lo que no podemos hacer? ¡Entonces; venga la celebrada serenidad para proseguir el camino sin el fantasma del fracaso!

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: