Reinas

El encanto de los reyes 

EL ENCANTO de los reyes no se ha desvanecido. Los reyes desde siempre se han rodeado de magia, encanto, fascinación. Si observamos con atención la historia de la realeza, esta ha ejercido un encanto mágico, diría divino, sobre sus súbditos. Pero, ¿a qué se debe esta fascinación de los reyes? Desde luego que no es resultado de su sangre, puesto que no es azul, es roja como la de los demás mortales. Y digo mortales, porque los reyes también son humanos a pesar de la aurolea divina de la que se rodean. Entonces, podría señalar que la fascinación por la realeza viene, en primera instancia, por la asociación de los reyes con los dioses. Los reyes son representantes directos de los dioses, y en muchos casos los encarnan. Los hombres siempre han reconocido el poder y autoridad de las deidades, y en consecuencia, también han considerado a los reyes como superiores, dignos de rendirles pleitesía. La fascinación por los reyes proviene además de la imagen idealista que proyectan sobre el pueblo. Los reyes son el sueño hecho realidad de belleza, poder y autoridad, de todos los humanos. Desde la niña que anhela  casarse con el encantador y bello príncipe, hasta el peón que admira el poder y fuerza de su rey, el pueblo siempre ha estado embelesado por sus reyes. Los reyes viven como todos quieren vivir: con riquezas, con poder, con belleza, con sangre azul aunque sea roja. 

El encanto de los reyes perdurará

EL ENCANTO de los reyes perdurará. Si bien ya no ejercen tanta fascinación y autoridad como antes, todavía su encanto nos sigue haciendo soñar. Porque solamente ese encanto real puede explicar porque, en Europa por ejemplo, siguen los reyes viviendo del erario público sin gobernar. Porque los reyes ya no gobiernan, pero si viven de las arcas públicas. No podría explicarse que todavía haya reyes y reinas, príncípes y princesas, duques y duquesas, recibiendo su dieta gubernamental, si no fuera porque el pueblo quiere que sigan allí, viviendo en sus bellos palacios. Quizás, los humanos no quieren dejar de soñar, porque si se termina el encanto real, los sueños de belleza, poder, dinero, de una vida de fantasía, morirían. Que sigan los reyes, que la sangre azul (roja) viva por siempre, que las niñas quieran ser reinas, que los caballeros quieran ser reyes, que por siempre perdure EL ENCANTO de los reyes.

 

El encanto de los reyes

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: