enamoramiento

El enamoramiento, la pasión y el amor

La pasión (del verbo en latín patior y, cuyo significado es sufrir o sentir) en realidad es una emoción que se define como un sentimiento poderoso hacia una persona, idea, tema u objeto. Entonces la pasión es una emoción intensa que envuelve el entusiasmo o deseo por algo. El término también es aplicable generalmente a un interés manifiesto por una propuesta, causa, actividad…, se dice entre otras cosas que a una persona le apasiona algo cuándo, establece una afinidad muy marcada, algo diferente al amor que, está más bien relacionado con el afecto y el apego.

Clásicamente, la pasión distingue todos fenómenos en los cuales la voluntad entre en un estado de pasividad, en el entendido de que un individuo es pasivo por, oposición a los estados en los cuales el mismo es la causa, además está especialmente relacionado con los instintos de la carne. Por otro lado, en un sentido moderno, la pasión es una inclinación dirigida hacia un objeto, un estado afectivo duradero y violento en el cual se produce una desestabilización psicológica (el objeto de la pasión ocupa demasiado al espíritu).

La primavera es tiempo de armonía, es florecimiento del amor de pareja y el cual no deja de sorprendernos de que; el ser humano, a pesar del dominio alienable de la cultura tecnológica, superficial, en que vive insertado, jamás ha podido renunciar a un amor ideal, que busca eternamente como si fuera este un reclamo irrenunciable de las profundidades de su alma, porque necesita bañar de pureza su frenética codicia de placeres anhelados.

No obstante, muchos que no han degustado de las ricas fuentes de la sabiduría o, más bien huérfanos de una educación sentimental correcta, pueden caer en el error de confundir una pasión y amor. La pasión como el amor, trasciende por diferentes etapas y, en el niño aparece como una pulsión, es decir; como un anhelo desordenado y disparatado de dirigirse hacia cuanto le rodea, manifestándose en beber, comer, jugar y correr, Significando, que en el niño la pasión es, un impulso torpe, ciego, que al llegar a la adolescencia se refina y, se convierte en deseo, es decir, en una pulsión concentrada y orientada hacia un objetivo.

pasión

Los deseos

Entre los múltiples deseos del adolescente, el deseo sexual es el que más gobierna su conciencia. Pero cuando el deseo evoluciona en la persona psicológicamente madura se convierte en aspiración. Y, esta es un poder interior consciente que nos abre un enorme horizonte de posibilidades y, nos permite conquistar, poseer y coronar nuestros sueños. En el entendido de que todo amor es una pasión, en el sentido de que es una aspiración que nos brinda la máxima plenitud posible, no toda pasión es una aspiración, dando por sentado que todas las pasiones son ciegas.

En cambio, el amor verdadero es; una fuerza divina, consciente que pretende conducir a cada ser hacia, la consolidación de todo su potencial. Por eso es, que todo amor verdadero por una persona conlleva, como ha enseñado Erich Fromm, responder, preocuparse, respetar y conocer a cual o tal persona. Entonces cada relación afectiva que no tenga estos cuatro ingredientes característicos, no es amor o, si carece de alguno de ellos es un amor lisiado.

Es bueno entender que existen entendimientos erróneos, en cuanto a lo que es enamoramiento, se le confunde con el flechazo pero; este último caso es una simple experiencia emocional en que nos sentimos encantados por los atractivos de una persona, la cual suponemos erradamente que; puede entregársenos por completo y abruptamente con una primera mirada.

el amor

El flechazo

Es decir, el flechazo es una reducción e incluso una cierta suspensión, de nuestra conciencia. Significando, que en tal estado hay un retorno a la infantilidad, existiendo una contracción y empobrecimiento de la atención. Sin embargo el enamoramiento verdadero es un alargamiento permanente, una expansión de la conciencia a través de la unión con la persona amada.

En el sentido más universal el verdadero enamoramiento es, el episodio de despertar a la belleza del ser amado, sentirse enteramente atraído, inspirado por él. El enamoramiento auténtico, es el punto de arranque que nos conecta con el amor verdadero. Enamorarse es entrar en una etapa de alegría, mágicamente plena, de una pureza armónica. Es la entrada a un mundo de ensueño y el comienzo de un cambio personal decisivo en la evolución del ser.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: