emociones

EMOCIONES INTOLERANTES

Hablar de las emociones básicas nos obliga a pensar de cómo si no las controlamos se nos pueden convertir en emociones toxicas. Necesariamente tenemos que ir más allá con este tema con situaciones diarias que tenemos que enfrentar y a la vez a aprender a superar y así evitar que ellas nos controlen a nosotros.

Vamos a comenzar el periplo por la inseguridad. Sin duda alguna y excepción muchas veces nos hemos sentido inseguros. Aún desde niños nos asaltó el temor de si podíamos o no, emprender alguna actividad ya fuera, escolar, de juegos o deportiva. Por supuesto que de adolescentes esta temeridad era más acendrada, si teníamos la cualidad de ser atractivos, creativos, populares u originales o lo que fuera. Sin embargo esto es normal. La toxicidad de las emociones está en que nos hayamos quedado en la inseguridad y ello nos constriña de mostrarnos en toda nuestra potencialidad, que seguramente la tenemos, por miedo al rechazo, la competencia o la burla.

De hecho si nos encontramos dudando de todo o de todos por culpa de nuestra inseguridad, estaremos dejando pasar infinidad de oportunidades de compartir agradablemente y disfrutar de nuestra relación de pareja, por ejemplo; aparte de amargarles la vida a aquellos que nos aman. Vamos a darnos un paseo por la historia de los celos. Desde niños en diferentes oportunidades los hemos sentido, por el nuevo hermanito, por los primos, amigos, compañeros etc.

emoción toxica

Pero; de seguro en ese momento no alcanzábamos a definir que, lo que teníamos era miedo de perder el afecto, la atención, nuestro sitio entre los nuestros. En la adultez se supone que ya hemos aprendido a razonar y manejar estos temores, de no hacerlo estaríamos amarrados a un miedo tóxico (emoción) a unos celos tóxicos que seguramente nos impedirán de vivir con alegría y serenidad y comunicaremos esta misma incomodidad a nuestro entorno, (seres queridos).

Caminando con los duelos

El trauma de perder a un ser querido es doloroso de soportar y aún de transitar por las diferentes etapas que las conforman y que se dice que son cinco; negación, rabia, dolor, negociación y aceptación. Esto necesariamente se lleva su tiempo, además no podemos quedarnos en ninguna de las etapas indefinidamente y que ello nos impida seguir con nuestras vidas porque de lo contrario nos quedaríamos en un duelo tóxico.

En esta estación de repente lo mejor es llorar, para deshacernos del dolor, lo que no es bueno es convertir este llanto en una emoción tóxica que no nos permita vivir con normalidad.

Así; de esta forma, tenemos una idea de cuándo necesariamente poner límites a nuestras emociones, cuando ellas nos impiden vivir a plenitud, ser felices y hacer felices a los demás (seres queridos), tenemos que revisarnos y encontrar soluciones. Para tener la certidumbre de que el control es y siempre será nuestro, saber delimitar en cada situación. De sentir la angustia de no poder solo (a) busca ayuda profesional, inclusive religiosa, y descubrirás las diferentes herramientas que tienes para superar cualquier situación fuera de aparente control.

Las emociones son como la sal que no puede faltar en el discurrir del camino de la vida del hombre (ser humano). ¿Podrán ustedes imaginarse nuestras vidas sin el calor de las emociones? Sin la sazón que condimenta la vida, verdaderamente sería una tragedia. El ser humano es proclive a todas las emociones. El llanto es producto de la tristeza, aún la alegría, el amor en sus diferentes matices. El hombre no puede ser insensible a las variantes circunstancias de la existencia. Un ser exento de emociones sería algo yerto, frio, y hasta sin alma- El alma es el principio de la vida, nada que no tenga alma podríamos calificarlo de ser vivo y ella necesita de las emociones para perdurar…

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: