erotismo

La emoción o sentido de la pasión

Una de las definiciones de la pasión, generalmente; se refiere a todos los acontecimientos, con una connotación especial a los que se refieren al cuerpo, a sus impulsos, en esta situación, la voluntad viene a ser un aditamento pasivo. En un sentido más cotidiano, la pasión en su accionar, es como una inclinación que tiene un significado afectivo arrebatador en el que el objeto que enciende la pasión, se posesiona casi completamente del espíritu, causando con esto un desequilibrio de origen psicológico.

La pasión en el mundo real, representa más bien un fuerte impulso, dirigido a una necesidad netamente sensual, que a una emoción (entre otras cosas). En su origen la pasión nace mezclada con un fuerte contenido sexual (en el amor de pareja), pero es diferente a este. Se confunde a veces con el deseo sexual. Sin embargo, la pasión y el deseo de satisfacción sexual, están situadas en áreas del cerebro diferentes.

La resulta de la pasión es o viene del erotismo humano (Perteneciente o relativo al amor sensual), y su contenido emocional es diverso. Cuando se estudia esta emoción, se deja ver qué; no es más que una respuesta a estímulos con olores, sonidos, sabores, tacto…, y por tanto, es bastante difícil colocarla en un rol dentro del área de las emociones.

Existen diferencias, entre la pasión y los estados emocionales y, es que la pasión no muestra personalidad por ella misma, ejemplo; no decimos, estoy apasionado, por el contrario decimos; estoy enamorado. La explicación es sencilla, los seres humanos conceptuamos a la pasión cómo algo instintivo, primitivo, innato, con hondo contenido sexual.

Las caras de la pasión

En una relación de corte amoroso, presenta la cara de la atracción y, el deseo que nos provoca la otra persona. En el lapso de amor pasional, se mira a la pareja como signo de perfección absoluta, se quiere pasar al lado de ella el mayor tiempo posible y nada es suficiente para hacerla feliz, no importando lo que cueste hacerlo. Todo es factible para mantener la relación.

apasionada

La excitación sexual podría ser, un estímulo físico, psicológico o, la combinación de ambos, aunados a los sentidos del tacto, olfato, vista, además del protagonismo importantísimo del pensamiento y las infaltables emociones. Se desencadena un proceso de irrigación potente (sangre), en ciertas áreas del cuerpo especialmente en la zona pelviana. (Pelvis).

Químicamente pasión

Biológicamente, la pasión es generada por señales químicas que hacen aflorar emociones básicas de atracción, con la intervención fundamental de las feromonas (hormonas). Se conoce una molécula llamada feniletilamina (FEA). Esta molécula la libera el cerebro en situaciones cómo un cruce de miradas, un apretón de manos o un abrazo y no es raro que haga resurgir una pasión. Intervienen también otras sustancias, tales como la dopamina o la norepinefrina, que provocan sensaciones de euforia, falta de apetito o exacerbación de las emociones, que son comunes en las circunstancias en que nos dejamos llevar por la pasión.

Los doctores D. Klein y M. Lobowitz del Instituto Psiquiátrico de New York, fueron los que desarrollaron la teoría de la FEA con la pasión, como la sustancia química responsable de las sensaciones y cambios fisiológicos que se experimentan en el período del enamoramiento. También la serotonina, identificada como “la hormona del placer” tiene un lugar preponderante en el proceso de fenómenos fisiológicos que desencadenan la pasión,

¡No; la pasión no es amor!

El amor pasional que nace de los sentidos sensuales, está aparejada con el deseo sexual y la emoción romántica. La pasión tiende a idealizar a la otra persona y se alimenta con el contacto físico. La atracción y el amor son diferentes y las razones son bioquímicas, en el amor está presente la dopamina, en el acto sexual la testosterona y, en un papel menos importante, otras hormonas sexuales, sin embargo esta línea de investigación hoy día no está del todo dilucidada

El amor siempre tiene un profundo contenido sexual, además, es posible que al sostener relaciones sexuales con una persona, por tiempo prolongado, tal vez surja el amor, el mismo acto sexual propicia la liberación de la dopamina.

La pasión es el universo de las emociones, motor de vida, que propone al amor. Es necesario mantener esa llama viva, es el secreto que nos acompaña para dejar de lado la rutina en una relación; debemos tener presente, que la pasión en muchas ocasiones tiene término de vida.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: