Te veo M, te sentí, te ví y te reconocí hace unos años cuando viniste a visitarme y me miraste a los ojos fijamente. Desde ese dia sé que estas por aqui cerca rondando, mirándome de vez en cuando, sin decidirte a poseerme, por hacerme tuyo y llevarme.

Cada vez que respiro te siento más cerca, un centímetro, un milímetro, un segundo más cercano. Con J fue distinto, a él no lo perdonaste, lo viste y te decidiste muy rápido. A veces pienso que mejor lo hacias conmigo y lo perdonabas a él.

Me dejaste traumado, M, paranóico y preocupado por tu presencia. No podría concebir que también te llevaras a X. Si lo hicieras, yo acortaría la distancia que nos separa y te haría mi enemiga. Enemiga, M, porque ahora solo eres una preocupante y a la vez indiferente presencia en mi vida. Aunque alguna vez fuiste mi gran amiga. ¿Lo recuerdas M? ¿Recuerdas que me acerqué a tu lado luego que te llevaras a mi hijo? ¿Lo recuerdas maldita?.

Me apegué a ti mucho tiempo. Necesitaba sentirte cerca, necesitaba sentir ese olor a acetona que te identificaba, aquella que me acercaba a mi hijo con cada jalada.

Nunca me diste ese empujoncito que necesitaba, nunca te decidiste a extenderme la mano y ayudarme con mi tortura. Me mirabas y te reías y te preguntabas ¿Por qué no me lo llevo? ¿Si lo desea tanto por qué no lo hago?, y mirabas tu agenda y yo no estaba allí para esas fechas, M, y te respondías diciendo, "Es que no es su hora pues", "Por eso no me llevo a este maldito". Y levantabas la mirada y me veías limpiándome la nariz y acariciando el cuchillo y volvías a ver tu agenda y te alejabas resignado diciendo "No es su hora".

Cuando volvías siempre estaba allí. Pasabas por mi lado y me soplabas la oreja para recordarme que sigues cerca, que no te has ido y que jamás te irías, que me llevarías algún dia y que segurías rondando a los que se quedan, y que algún día también te decidirías por ellos, porque así está escrito en tu agenda M. Porque son órdenes, porque no puedes imcumplirlas.

Mirando atras M, creo que me hiciste un favor. luego que me alejara de la coca me olvidé de ti, luego que superé su muerte me olcidé que existías. En todo caso, no te recordaba muy a menudo M.

Sabía que estabas allí, haciendo tu chamba, distrayendo a la gente. Para serte sincero M, desde que nació X, te recuerdo todos los días, todo el día. Cuando duerme es cuando más te recuerdo. Es que el sueño se parece tanto a ti M. Lo único que me hace saber que no te la llevaste es su pequeña pancita subiendo y bajando al ritmo de sus pulmones.

Te temo M. Ahora te temo mucho más que antes. Antes quería que seas mi amiga. ¿lo recuerdas M? Ahora deseo con todo el corazón que nunca te acuerdes de nosotros. Tengo tanto por hacer, tanto por querer, tanto por sentir, que odiaría tener que verte la cara de nuevo.

¿Recuerdas cuando te pedí que te llevaras a la abue? Te agradezco que lo hicieras. Sufría mucho la vieja. Ahora te pido que vayas a hacer tus cosas, que no te metas conmigo ni con los míos. Es un deseo sincero M. Aunque sé que no podrás cumplirlo del todo y que de cuando en cuando pasarás tan cerca que sentiré tu olor nuevamente: También sé que cada respiración me acerca a ti M, cada latido de mi corazón es un recordatorio que me estas llevando de a poquitos...pero no importa. Si lo haces de a poquitos está bien y si decides llevarte a X hazlo luego que me hayas llevado. No podría preparale la cama si no sucediera así M. Y además no pod´ría soportarlo y tu agenda no serviría de nada porque te buscaría hasta encontrarte. Te haría mía así no lo quisieras, así no estuviera programado. Te picaría las costillas hasta que te decidas por mí. haría lo imposible y lo conseguiría M.

Voy a descansar ahora. Mañana temprano te recordaré y te guiñaré el ojo cuando te vea. Porque sé que me miras de lejos, de cerca y estas pendiente de mi siempre. Hasta mañana M.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: