La novedad corrió como reguero de pólvora. Había tres embarazos en el barrio, de tres solteras no casadas a quienes no se les conocía pareja alguna. Los comentarios corrían de boca en boca: -Quién o quienes son los afortunados que han podido alcanzar tal fortuna? Prácticamente los tres embarazos fueron conocidos al mismo día, cuando ojos, vista y oídos se fijaron en los tres acontecimientos que no dejaba duda alguna, pues hasta los más ciegos los reconocían y hasta los sordos escuchaban los comentarios que iban y venían. Los investigadores e investigadoras que no faltan en los barrios de Lima, empezaron sus indagaciones y no pararon hasta dar con la conclusión que fue aceptada por todos. Un afortunado asiduo visitante de los domicilios de las tres flamantes solteras embarazadas había desaparecido como por encanto del barrio que lo cobijaba. El Don Juan contemporáneo, alegre y bonachón, hablador como nadie había logrado conquistar los tres jóvenes corazones hasta llegar a culminar su tesonero trabajo, prácticamente con las tres jóvenes al mismo tiempo.Los tres nuevos habitantes de la Lima,que nos entretiene con su caos vehicular, ferias gastronómicas, fútbol dominguero, crisis políticas, peleas y pleitos por eleciones municipales regionales y desde ya las de orden nacional, nacieron casi el mismo día. Las tres jóvenes solteras, hoy felices madres de tres hermosos bebés, ni siquieran se dieron por enteradas del común padre de las criaturas,el contemporáneo Don Juan que como alegre y travieso Picaflor desapareció con el invierno limeño y no se sabe en que andanzas estará en algún cercano o remoto lugar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: