EL EMBARAZO – ESTERILIDAD MASCULINA

Las lesiones o enfermedades que producen defecto en la correcta formación de los espermatozoides son la causa más frecuente de esterilidad masculina. Estos defectos van desde la ausencia total de formación de espermatozoides (azoospermia), a la formación correcta pero en número insuficiente (oligospermia), pasando por todo tipo de alteraciones en su forma o función (teratospermia y astenospermia).

Las causas de estas alteraciones en la formación de espermatozoides pueden estar en el propio testículo o fuera de el. Entre las causas testiculares en la esterilidad masculina destacan algunas enfermedades congénitas, generalmente de origen cromosómico, que producen errores en el correcto desarrollo de los testículos. También hemos mencionado que la criptorquidia puede alterar la función de estas glándulas y no podemos olvidar que  cualquier enfermedad o lesión adquirida durante la vida y que afecte a los testículos puede alterarlos hasta incapacitarlos para su función. Entre las causas externas de la esterilidad masculina, en los testículos existen gran variedad de tóxicos que afectan a la formación de espermatozoides. De estos, los más importantes son el tabaco y el alcohol, sobre todo consumido en exceso. También ciertas drogas y medicamentos, sobre todo los fármacos quimioterapicos utilizados en el tratamiento de muchos canceres, pueden ser causa de esterilidad masculina. Por último, ciertas enfermedades endocrinológicas que afectan al correcto control hormonal del medio interno tienen como consecuencia la alteración en la espermatogenesis o formación de espermatozoides. Entre ellas son de destacar por su frecuencia las enfermedades del tiroides y las enfermedades de la hipófisis, glándula situada en la base del cerebro y que regula la función de los testículos mediante la secreción de ciertas sustancias y otras cuasa de la no fertilidad es tambien la impotencia que afecta claro al el embarazo de la mujer.

IMPOTENCIA

La impotencia es la imposibilidad de alcanzar y/o mantener una erección de suficiente rigidez que permita una relación sexual satisfactoria. Es causa de esterilidad masculina en algunos casos, por la dificultad para mantener relaciones sexuales con coito y depositar adecuadamente el semen en la entrada del cuello uterino.

Entre los varones jóvenes se calcula que en un 5-6% padecen impotencia. Este porcentaje llega al 50% a partir de los 70 años. Hace años este problema era motivo de consulta al especialista, mientras que en las últimas décadas se ha observada un aumento en el numero de varones que acuden a su médico para intentar solucionar su problema de impotencia. Esto no quiere decir que se haya incrementado el número de hombre con impotencia, sino que refleja más bien un cambio de actitud en la sociedad frente a un problema que es causa relativamente frecuente de esterilidad masculina.

Hoy existen medicamentos orales, como el SILDENAFILO, eficaces contra la impotencia.

TRATAMIENTO DE LA IMPOTENCIA

El tratamiento de la impotencia es muy variable, dependiendo de la causa que lo provoca. En cualquier caso, la persona tendrá que suspender el consumo de todo de todos aquellos tóxicos que pueden estar influyendo negativamente en su capacidad eréctil, principalmente el tabaco, el alcohol y las drogas. Si ya ha sido diagnosticado de alguna enfermedad que a la larga puede inducir impotencia (como la diabetes o la hipertensión), la mejor forma de prevenir su desarrollo será controlar estrictamente ambos problemas con tratamiento adecuados.

El tratamiento con hormonas solo estará justificado en los casos en los que se demuestre una alteración o déficit en ese nivel. Cuando la causa de la impotencia es un déficit de testosterona, se puede instaurar un tratamiento sustituto inyectando la hormona periódicamente en la cantidad adecuada.

En algunos casos en los que el problema es fundamentalmente vascular se utiliza la inyección intracavernosa de fármacos que producen la dilatación de los cuerpos cavernosos de pene, facilitando la afluencia de sangre. La persona realiza por sí mismo la inyección un rato antes de la relación sexual con un sencillo instrumental y después de haber sido adiestrado por el médico. Los resultados son buenos y la técnica suele tener buena aceptación entre los pacientes.

El SILDENAFIL (de nombre comercial VIAGRA) también mejora la impotencia en los niveles de ciertos mediadores químicos fisiológicos que intervienen en el inicio y mantenimiento de la erección. Ha demostrado su utilidad en el tratamiento de impotencias orgánicas y psicológicas.

Existen también aparatos de vacio con un medio mecánico de producir y mantener la erección. Consisten en un cilindro de plástico donde se introduce el pene; mediante una bomba de vacio conectada a este cilindro se consigue el llenado de los cuerpos cavernosos y la erección, que posteriormente se mantiene mediante una banda de goma que se coloca en la base del pene. Su principal inconveniente es su complicación, que puede hacer perder espontaneidad en la relación sexual.

Las prótesis de pene existen desde principios de siglo y a lo largo de los años se han ido desarrollando artilugios de lo más variado. Actualmente, las de mayor aceptación son las prótesis hidráulicas. Consisten en dos cilindros hinchables que se colocan en cada uno de los cuerpos cavernosos mediante un sencillo procedimiento quirúrgico, un receptáculo lleno de líquido y una bomba de llenado. En el momento de la relación sexual, la persona puede activar la bomba y llenar de líquido los cilindros. De este modo consigue el aumento del tamaño y rigidez del pene como si de una verdadera erección se tratase, volviendo a sus dimensiones normales cuando la persona desactiva el sistema. Esterilidad masculina, impotencia

como afecta la esterilidad masculina en la pareja, el embarazo e impotencia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: