El momento de escoger un color para pintar una habitación o elegir el color predominante de la misma es para la mayoría de las personas una decisión bastante personal. Dependiendo de cada ser humano, el color de una habitación afectará de algún modo su percepción del espacio y en muchos casos su humor.

El color es el elemento más eficaz y económico para realzar algún espacio u objeto, utilizado con cuidado podrá transformar cualquier lugar, pero en ocasiones puede destrozar hasta la habitación mejor proporcionada. Es por eso que, antes de tomar una decisión, debemos observar los elementos que componen la habitación que deseamos pintar así como el tamaño de la misma.

Por regla general, un espacio pequeño en donde no exista abundancia de luz, pide a gritos ser pintado con colores claros como el blanco, beige y crema. Estos colores son muy fáciles de combinar y brindan armonía y tranquilidad al espacio, la ventaja de ellos es que se puede jugar con los accesorios para agregar acentos de color al espacio haciéndolo más alegre, además combinan con cualquier color de piso, por ejemplo: alfombras, flores, jarrones, cojines con tonalidades vivas, etc. De igual forma si la persona desea pintar la habitación con algún color vivo (azul rey por ejemplo), lo más recomendable es que el piso y los objetos que se encuentren en esa habitación sean de colores claros, así la luz se reflejará en ellos y la habitación no lucirá tan pequeña.

Cuando se dispone de un espacio de proporciones un poco más grandes se tiene la ventaja de poder jugar con las tonalidades que se deseen, siempre tomando en cuenta la incidencia de la luz sobre el mismo y el color del piso. Lo primero es tener claro el ambiente que se quiere respirar en el lugar, si se desea una habitación, moderna, fría, que impacte por el fuerte contraste de sus colores o por el contrario una que invite al descanso, al relax y al acercamiento debido a la armonía entre ellos.

En el primer caso los colores a escoger deberán ser opuestos , tomemos por ejemplo blanco y negro, se tendría allí el contraste más fuerte que se puede elegir, pero también un contraste podría ser azul y naranja o verde y vinotinto ya que son opuestos en el círculo cromático.  En el caso de querer armonía en la habitación la opción más segura siempre será buscar una familia de colores (colores muy cercanos en el círculo cromático) y escoger entre ellos al menos 2 tonalidades, por ejemplo verde grama y verde menta, o azul rey y azul cielo; de ésta manera podemos garantizar que la combinación escogida será acertada.

Antes de coleccionar muestras de pinturas intente olvidar sus prejuicios en cuanto al color, si piensa que odia el Amarillo por ejemplo, piense en Girasoles, Madreselvas, Azafrán... No piense en nombres como Crema, Marrón, Beige o Blanco, imagine Bambú, Avellanas, Chocolate, Tabaco, Café... Invente sus propias asociaciones, estudie y sorpéndase con su reacciones, eso le ayudará a emocionarse con la idea de darle color a su nuevo hogar.

Si tiene alguna duda en particular puede dejarla y en breve será respondida.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: