fotografia

La técnica del salado la trajeron a la península los romanos y desde entonces ha evolucionado y perfeccionado hasta convertir el jamón en uno de los productos españoles con más proyección internacional. Existe una normativa aprobada en 2014 que distingue la raza ibérica de otros sistemas de producción de jamones para que nadie se lleve a engaño. Esta medida fue tomada al detectarse casos donde se etiquetaban como jamones ibéricos de bellota los que no lo eran en realidad.

fotografia

fotografia

La nueva normativa ofrece confianza sobre que jamón nos llevamos a casa y poder evitar que nos den gato por liebre, no obstante, esto no nos asegura que podamos degustar un buen jamón ya que el sabor depende especialmente de su curación. Cuando llega Navidad los españoles nos lanzamos a comprar jamón como si no hubiera un mañana y muchas veces elegimos jamones caros pensando que por ello son los mejores cuando especialmente es en el precio es donde puede existir la trampa.

fotografia

fotografia

Para saber lo que estamos comprando ha que fijarse especialmente en el color del etiquetado ya que la nueva normativa los fabricantes la deben cumplir a rajatabla:

Precinto negro: Es el que corresponde al jamón de bellota 100% ibérico.

Precinto rojo: Es el jamón de bellota ibérico procedente de cerdos cruzados con la raza Duroe Jersey criados en dehesa y alimentados con bellota.

Precinto verde: Es el jamón que procede de cerdos alimentados con pastos naturales y piensos, lo que se llama "cebo de campo".

Precinto blanco: Proceden estos jamones de cerdos alimentados con piensos compuestos de cereales y legumbres y criados en régimen intensivo.

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: