Este artículo esta dedicado a otro personaje pintoresco de la Ciudad de Huacho,Perú, que se suma a los dedicados al Choclito, el Aguila, Cañería y Cañahueca, todos  publicados en Artigoo, y que se han enlazado  en Celabar blog (Perú).

En una sociedad donde el Tango  Cambalache es  de actualidfad, incluir al Viejo Toyo como personaje , encaja como  anillo al dedo.

El Viejo Toyo , residente de una de las transversales de la Avenida Dos de Mayo,en Huacho, vivía en una casa con una amplia ventana enrejada.

El Viejo Toyo, cargado de años y de gruesa contextura se sentaba en una cómoda mecedora cerca a su ventana.

La citada transversal es calle empinada  de poca longitud en cuya parte alta se encontraba el ingreso del alumnado del entonces Colegio Nacional Luis Fabio Xammar.

Mucha gente gustaba de acercarse  la indicada ventana del Viejo Toyo,  para informarle las últimas novedades del barrio, y la ciudad de Huacho.

Por supuesto que los últimos líos,  pleitos y chismes, llegaban a oídos del Viejo Toyo, como pan  caliente y fragancioso.

El Viejo Toyo escuchaba atentamente a sus ocasionales visitantes, y no hablaba absolutamente nada.

Retirada la visita, su sentencia sobre lo informado era contundente:

  Cojudéame / (Lo que equivale a decir, a mí con cuentos. amí no me engañas o a mí con engaños).

Tantos visitantes  ocasionales, y tantas veces se le escuchaba decir lo mismo, que hoy en día  y para siempre se utiliza  ese frase del Viejo toyo, y el pueblo la cita de la siguiente manera, luego de escuchar  a los que tratan de engañar, tapar lo intapable, adormecer a la gente, poner cortinas de humo, o algo por el estilo:

   Cojudéame, dijo el Viejo Toyo////.

.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: