Caminando por un parque en la primavera del 2011 de repente observo una banca, llego me siento relajado y comienzo a observar el paisaje, veo a lo lejos a un paletero que al parecer no ha vendido muy bien ya que a pesar de ser medio día es un día fresco, a un lado esta una señora con dos peques varoncitos los dos que están peleando el único columpio desocupado en esa área, la señora se ve desesperada, mas cerca de mi se ha sentado en otra banca una pareja de jóvenes enamorados.. y viene a mi mente cuando yo solía pasear con aquella entonces mi novia y sentarnos para solo besarnos sin importar los transeúntes, sin darme cuenta se ha sentado una persona mayor (por no decir viejito) en mi misma banca, aprovecho y le digo:

-¿Me puede decir la hora?

-No (me contesta en tono suave) no uso reloj

-Ah disculpe no sabia!

-No, de hecho no estoy atado al tiempo desde hace mucho tiempo

-Como?.. No esta atado al tiempo... pero lleva el tiempo desde cuando?

-Si y no, de tu tiempo al mío hay diferencia aunque es el mismo

-Discúlpeme de nuevo, pero no entiendo

-Si, quizá no me explique, tu tiempo lo mides por los relojes sincronizados en zonas geográficas y mi tiempo no lo mido dejo que fluya como un ente incansable así como al sol no le importa las noches ya que no las conoce.

-Pero entonces, es malo mi forma de ver mi tiempo, que al fin y al cabo es su tiempo, ya que me dijo que es el mismo.. ¿no?

-Si, así es, es el mismo pero tú lo mides y yo lo siento

-“Wow estoy ante algún guru o maestro de alguna secta, religión o algo as픖pensé- y dígame entonces –dije ya mas intrigado-

¿Que diferencia hay entre todo esto?

-Ninguna

-Ninguna!! –mi grito hizo que alguna personas voltearan hacia nosotros-

-Si, ninguna, podemos ir en un automóvil los dos y tu ir midiendo la distancia y el tiempo que falta para llegar a un destino, mientras yo siento el aire por la ventana, los topes y la vibración del motor, aun sabiendo que llegare a mi destino, pero.. Para algún observador… no hay diferencia alguna, ya que ambos vamos en el auto.

-ahh voy entendiendo, -dije- (tenia que irme ya que se me estaba haciendo tarde para una cita de negocios que tenia agendada desde una semana atrás, pero quería seguir hablando con este sabio anciano) –entonces pregunte- viene muy seguido a este parque?

-No

-Híjole creo que jamás sabré sobre algo tan importante para algunos y simple para otros –pensé-

-Vivo en este parque –contesto el anciano con la más serena de las voces-

Entonces pensé, ¿como si paso casi a diario no lo había visto?, pero solo pregunte:

-Disculpe... ¿podremos platicar mañana?

-Si dispone de su valioso tiempo... aquí estaré esperando, (luego de una pausa, dijo)... me llamo Teofilo

-yo me llamo Jeas –dije en tono apenado-

… continuara

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: