En el artículo "El gallo de la suerte" se refirió la historia del Señor Dogor,hasta un número de años indeterminado.

El Señor Dogor por los recargados y constantes trabajos descuidó por completo sus relaciones  con los integrantes de la casona.

Inclusive el perro de casa se dormía hasta más no poder  debido a lo aburrido del ambiente.

Sucedió un día que se acercó a solicitar vivienda el Señor Toquifla, de mediana estatura ,escaso de carnes y muy compenetrado con labores literarias, quien necesitado de un ambiente tranquilo para sus actividades  no halló mejor lugar que el de la referida casona.

Poco a poco el literato y artista múltiple fue conociendo a la vecindad, sobre todo a las damas que la habitaban y las damas lo fueron conociendo a tan enterado como entretenido artista.

La sucesión se produjo inevitablemente, la felicidad volvió a reinar en la casona y hasta el perro despertó más de la cuenta para estar al corriente de las andanzas del Señor Toquifla, que resultó un digno sucesor del Señor Dogor.

Que el trabajo intenso no nos haga perder la belleza,alegrías y correrías de la vida,parece ser la conclusión de este cambio , de esta sucesión.

Y en el jardín de la casona nuevas plantas ,nuevas flores  crecieron y adornaron el ambiente.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: