El Sofá que quería ser Mochila.

Siempre andaban peleando la mochila y el sofá.

!No puedo soportar el estar siempre aquí viendo como tu sales y entras a diario de paseo y yo aquí sin moverme!...

A lo que la mochila contesto.

Amigo sofá, no sabes de que hablas, las calles, los parques, el colegio, los olvidos, pisotones, enganches de esquinas, tropezones, incluso hacer de pelotas con el amigo abusón y gorrón. Tu estas aquí perfectamente, no llueve, hace fresco y templado en invierno.

No se, no se mochila, creo que me estas comiendo la cascara de nuez.

A lo que la mochila contesto....

Te propongo una visión virtual de nuestras vidas para que puedas ver por ti mismo de que te hablo, y lo dura que puede ser la vida de una mochila.

Tu desvariá mochila, eso no se puede hacer.

No seas antiguo sofá, estamos en la era en que lo virtual puede ser casi tanto como la realidad.

Tu dirás sabia mochila.

!Sin coña que te doy con el tirante ajustador eh!.............

Vale, vale, perdona........ ¿Tu dirás?.

Bien, unamos dos de nuestras fibras similares-paralelas fuertemente y hagamos de ellas una sola. Tomate el tiempo que quieras y luego hablamos.

decidió que lo suyo no era andar para arriba y para bajo, que como en casa no se está en ninguna parte. Así que decidió coger lo mejor de las mochilas, es decir, sus innumerables bolsillos y compartimentos para guardar cosas, y se quedó en el comedor para que la gente que se recostara en él tuviera todo a mano.

La mochila sonreía en un rincón del sofá.

Cuentan la buenas lenguas que desde entonces la mochila y el sofá vivieron felices.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: