Por Cristóbal González

El semifracaso de la cumbre de Copenhague sobre el cambio climático se veía venir. Nada que respondiera a la necesidad de adoptar medidas eficaces para reducir el calentamiento global podía salir de una reunión en que los líderes de las potencias defienden a capa y espada un modelo económico  que pone la ganancia por encima de cualquiera otra consideración: económica, política, social ética, ambiental.

Se trata de un modelo que si no proporcionara cada vez más ganancias se consideraría en receso o en retroceso. Para lograrlo debe aumentar el consumo de bienes hasta extremos irracionales, incrementando la demanda. Debe responder, más que a necesidades reales, a necesidades ficticias creadas por la publicidad, o a deseos y caprichos de los consumidores potenciales. No puede aceptar entonces de buena gana algún tipo de control, puesto que aceptándolo iría a su fin.

En resumen, es un modelo de libre producción, de libre mercado, de creciente y constante demanda para que haya ganancia en aumento, de consumo irracional y alta emisión de gases.

Muchos líderes del mundo, inclusive de distintas vertientes ideológicas, son conscientes de que la verdadera solución a la crisis del calentamiento global pasa por el cambio de quel modelo por otro que no tenga el lucro como principal motivación, de consumo racional y baja emisión de gases contaminantes, necesariamente planificado y controlado, llámesele como se le quiera llamar. De ese cambio depende el futuro de la Tierra y de la Humanidad.

Pero tambien muchos líderes aceptan que el cambio de un modo de producción por otro no es algo que se logre de la noche a la mañana. Inclusive, un nuevo modelo no desplaza al anterior en siglos. Sin embargo, algo debe hacerse en ese sentido.

Aunque no todos somos igualmente responsables de la crisis, como se nos quiere hacer creer, todos los ciudadanos conscientes debemos aportar algo a la solución.  Qué tal si, por ejemplo, electoralmente no respaldamos sino a candidatos y partidos que se comprometan publicamente con acciones tendientes a cambiar ese modelo y las incluyan en sus programas, cuyo cumplimiento nosotros vigilaremos y demandaremos.  

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: