De adolescente me dio por leer a Kafka. Sus temas son el absurdo y sinsentido de la realidad, su textura cotidiana pesadillesca, la neurosis moderna, la angustia, el laberinto invisible de la sociedad, los otros como seres fundamentalmente extraños, la comunicación como un imposible... ya sabéis.

 

Y creo que ésta es la película más kafkiana que he visto nunca; una esencia que la recorre como una columna vertebral de principio a fin. No voy a revelaros nada sobre ella, sólo recomendaros que la veáis pero ya. Es misteriosa, terrorífica por momentos, con hondas reflexiones acerca de cómo los demás, con sus ideas y acciones, pueden influir en nuestra identidad, en lo que puede suponer entrar nuevo en un grupo cohesionado y homogéneo en sus valores y actitudes...

 

Esto es un peliculón imprescindible; y no esas birrias que llenan las carteleras en la actualidad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: