Es una frase muy conocida por un filosofo alemán con muchas críticas a favor y en contra, pero no nos vamos a detener en él, sino en lo que esto significa en nuestra realidad cotidiana.

Cito a esta frase y si la pudiera modificar, para mí sería, el que juzga demasiado a otro trata de esconder muy bien sus pecados.

¿Por qué digo esto?

Porque a pesar que hay una sociedad cada vez más globalizada, también hay cada vez más sectorización de la sociedad, cada vez los grupos tratan de diferenciarse los unos a los otros.

¡Pero diferenciarnos del resto nos brinda identidad!

Sería muy bueno entenderlo así, pero el problema no está en la identidad que adquiere la persona, sino en su aceptación con la sociedad.

Por ejemplo en Argentina, por así nombrar algunos grupos, tenemos los diferentes grupos que se identifican por su orientación sexual: homosexuales, bisexuales, transexuales, entre otros, los cuales si bien cada vez son más, pareciera ser que el rechazo cada vez se agrava más, y es así como vemos chicos gay golpeados, maltratados, humillados y rechazados. Muchísimas veces con un mensaje moral muy claro que nos habla que son una abominación a los ojos de Dios, que son unos degenerados, que ´son personas enfermas, totalmente inmorales, hasta marcha he visto en contra de ellos. he aquí lo que claramente se ha visto, son juicios morales en los cuales la gente esconde su homofobia o su repudio a cualquier otra orientación sexual que no se adecue a lo que ellos creen, y al emitir un juicio, nos ponemos en el lugar de juez, es decir una autoridad en este caso moral, superior y rechazamos a quien no está a nuestra altura.

También se puede ver casos en los cuales las diferencias se acentúan en los lugares donde vive la gente: generalmente los que menos suerte tiene en una sociedad, son los que viven en villas humildes, pobres y sin servicios. generalmente a esa gente se la pone en el lugar d peligrosa, malhechora, de malas intenciones, a quienes la solución práctica que se les dá, sería, al que se encuentra robando se lo debería matar, habría que cercar esos lugares, formar algo así como el apartheid que existió en Sudáfrica, y la justificación es siempre que esa gente ya no tiene remedio, que esta condenado a vivir indignamente, se usa como insulto villero/a, aquí la persona vuelve al juicio moral que esa gente es mala por su naturaleza y como entienden poco, como a los animales, hay que tratarlos con mano dura, así vemos muy común en la policía que se maten a jóvenes solo por su apariencia humilde, no quiero decir todos porque sería una falacia muy grande, hay policías y creo que son la mayoría que hacen de este país un lugar no sólo más seguro, sino más confiable a costa inclusive de su vida.

También se puede ver muy presente el juicio moral en las religiones. En este país, la religión predominante es la católica y de allí se ve una profunda discriminación a quienes profesan una doctrina diferente a la nuestra, se les nombra como secta, como locos y muchas veces, me paso a mi, no se nos dejaba hablar con ellos. Con esto no quiero decir que la religión católica sea quien enseña tales cosas, sino que es lo que sucede en cualquier país donde una religión es tan mayoritaria sobre las otras, no es difícil leer los diarios para darnos cuenta de tal cosa; aquí el juicio está en que nosotros poseemos la verdad divina y los otros no y por ello esas personas están tan lejos de nosotros, que lo único que quieren hacer, es envenenar el corazón o la sociedad con sus verdades.

Y si nos ponemos a mencionar más casos, necesitaríamos más que un artículo, un libro.

Pero a modo de resumen, ¿que se quiso decir con todo esto?

Que aquellos que rechazan la homosexualidad, no quieren darse cuenta que la mayoría de los crímenes sexuales se dan por personas heterosexuales y que en muchas familias heterosexuales, se dan casos aberrantes de abusos sexuales y de exclusión de los hijos, que la gran pobreza y marginalidad de la Argentina no fue provocada por la gente sin techo, sino todo lo contrario, por grupos poderosos en lo político y económico, por las familias mas ricas del país, que la gente que quiere cercar a estos barrios o villas miserias, son generalmente los que tiene trabajando a un montón de personas sin aportes y con sueldos muchísimos menores que lo establecido por la ley, Que los católicos y el cristianismo en sí no es ejemplo para nada de moral, cuando los mayores crímenes y aberraciones se cometieron gracias a ellos, y aun hoy se dan numerosos casos de curas abusadores.

¿Y que nos queda entonces? Los que dijeron ser mejores, terminaron siendo peores?

Yo no lo creo, solamente que quien tiene poder o mayoría, puede hacer cosas a mayor escala que aquel que no posee tal poder, es cierto que hay curas abusadores y hay curas que dan su vida por los niños, sólo que esto a veces no es noticia en los diarios, aún así no solo los curas pueden hacer tales cosas, sino cualquier persona que se lo plantee: un ejemplo claro de esto es Pocho Hormiga de la ciudad de Rosario. Es cierto que grupos poderosos venden el país a costa de la miseria de muchísima gente, pero también es cierto que mucha gente no mata solo para comer, sino simplemente para saciar su sed de sangre, los abusos sexuales, suceden en las grandes familias y también en las familias humildes.

Un homosexual puede cometer igual cantidad de infracciones a la ley que un heterosexual, solo que el primero es minoría y el otro no.

¿Y qué conclusión se puede sacar de todo esto? Se puede sacar muchas conclusiones, yo al menos saco una que es la que más me interesa, que las diferencias existen y valoro eso, pero me quedo con lo que tenemos en común y que nos hace hermanos, y estoy convencido que solo eso nos va a llevar a plantearnos valores sólidos y universales, en una sociedad que integre y no excluya, que crezca y no retroceda, que al saber convivir con el diferente, va a aprender a vivir más dignamente, sacando del pedestal su creencia que es más que otro; no es más, no es menos, si bien es diferente, todos nos merecemos en nuestras diferencias llegar a vivir plenamente, una sociedad de todos va a ser mucho más segura y aceptada que una sociedad de unos cuanto privilegiados y muchos excluidos.

Es todo, espero no haber ofendido a nadie, sino lo contrario ayudar a reflexionar, como muchas veces a mi me hizo y me sigue haciendo falta por todos los prejuicios que tengo y debo derribarlos.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: