El rotativo londinense The Times declara: “Una nueva generación de jóvenes despilfarradores, refinados y a la moda está invadiendo [las zonas comerciales británicas]. Como se hallan entre los 10 y los 13 años, son ya maduros para decidir qué quieren comprar, pero tan jóvenes que pueden recurrir al poder de la insistencia y lograr que sus padres paguen los elevados precios de sus adquisiciones”. Piers Berezai, de Datamonitor (empresa dedicada al análisis de mercado), explica: “Dado el aumento de divorcios y de mujeres que trabajan, el acentuado sentimiento de culpa impulsa a los padres a sustituir la convivencia con dinero. Los hijos han aprendido que la insistencia es un arma muy eficaz para conseguir lo que quieren, y los padres, que solo los ven de vez en cuando, son más propensos a ceder y a mimarlos”.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: