fotografia

La residencia estival de la familia Franco abre al fin sus puertas para el público, después de años de negociación de la Xunta de Galicia, con la hija del dictador Francisco Franco.

Tras casi cuatro años de batalla legal que aún no ha terminado, pues lo único que ha conseguido la Xunta es abrir al público cuatro días al mes, concretamente los viernes, que de momento ha congregado a mas periodistas que curiosos.

Con el acuerdo alcanzado se puede ver, la capilla, la biblioteca y el despacho del dictador. Las dependencias particulares de la familia no se pueden ver.

Pero Galicia reclama para si este patrimonio que en 1938 fue "donado" a Francisco Franco por las "autoridades" de Galicia y expropiadas las fincas coolindantes para añadirlas a la donación obligada.

El alcalde de Sada, Abel López Soto, del Bloque Nacionalista Gallego (BNG) ha valorado la apertura del Pazo, aunque ha precisado que "se trata de una etapa, pero no de la carrera" y ha añadido que no dejará de luchar porque ahora que el dictador ya no es jefe del estado, su residencia de verano pase a la sociedad gallega.

Un enorme busto de Francisco Franco ha recibido a los primeros visitantes del Pazo Meirás, libros, armas, trofeos de caza, obras de arte, (muchos cuernos en las paredes, han comentado) y objetos personales presiden las estancias de este impresionante monumento.

Parece ser que el pueblo gallego lo "regaló"  al general en 1938 tras una resolución popular, sobre lo que ironizan los vecinos de esta localidad.

Antiguamente este Pazo fue propiedad de Emilia Pardo Bazán, de la cual se conserva una importante biblioteca. La familia Franco, ya tiene agotadas todas las vías legales para que no sea abierto, y por otro lado, el pueblo gallego no dejará de luchar para que este edificio sea devuelto al pueblo que lo entregó en un "clima de coacción" vivido en España en un acto calificado de "autentico robo".

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: