¡Pobre partido liberal! Es tan decadente, que ha adoptado una conducta vergonzante para ocultarse después de un estruendoso fracaso de más de ciento cincuenta años de repetidos errores y cuyos ideales otrora bandera partidista, que lo llevó a elegir a varios presidentes, representa un sin fin de equivocaciones, de caciques con hambre de puestos, de prebendas, de poder. Como está en vía de extinción ahora quiere hacerse comunista; para ello se está aliando con el Polo Democrático. De manera que de ganar las elecciones, por un milagro y la idiotez de los colombianos, veremos como ministra de educación a la intelectual Piedad Códoba, cuyo cerebro envidiaría Aristóteles; ministro de seguridad social a Gaviria, un magistrado que con sus arranques de orate sentó la doctrina de la dosis personal, sin percatarse de que para producir un gramo de coca, o de heroína, detrás vendrán las toneladas para comerciarlas en el mercado del mundo, porque un gramo no es negocio; veremos como ministro de defensa al mariscal Petro, de magna presencia, dechado de valor, a cuyo primer cañonazo se esconderá bajo una cama; será ministro de finanzas y hacienda, el tipo del sombrero alón, que recuerda a los "condottieri" de los años veinte, tipo Al Capone. Y por supuesto, ministro de relaciones exteriores al Dr. Samper, quien tendrá que entrar a los Estados Unidos por el hueco, porque le retiraron la visa. En fin, será la adecuada solución para este agobiado país. Pobre partidito liberal, démosle por muerto y hagamos como con los fiambres decadentes: un entierro de tercera para que no siga hediendo.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: