EL PARAISO PERDIDO

 

Una palabra retumbo en los oídos de un hombre.

Su vos se escucho en todos los rincones del huerto.

Todas las bestias del campo a una levantaron su cabeza.

Al escuchar las palabras la tierra quedo suspensa.

Los ríos se asustaron y detuvieron sus corrientes.

El sol la luna y las estrellas se miraron sorprendidas.

Aun en los mismos cielos fue sorpresa esta palabra.

Todos atemorizados enfocaron sus miras al intruso.

La criatura recién creada se acerco desconcertada.

Desde prudente distancia miro aquel árbol prohibido.

Que sobre salía arrogante en medio del vello huerto.

El hombre algo confundido regreso asta su morada.

Desde una bella colina contemplo lo recién creado.

Miro a todas las criaturas jugar con sus compañeros. 

Fue entonces que se dio cuenta que a el algo le faltaba.

Miro a sus alrededores buscando a su compañera.

Pero se sintió muy solo al ver que no la encontraba.

Asta el mismo Dios del cielo al ver aquella mirada.

Comprendió su soledad y dijo le are ayuda idónea.

Luego de su mismo ADN le hizo una bella mujer.

Cuando el la miro acercarse los ojos se le brotaron.

Su corazón palpitante se agito dentro del pecho.

Contemplando deleito aquella hermosa criatura.

Algo muy bello y hermoso surgió desde muy adentro.

Envolviendo sus cuerpos en las llamas del amor.

Pero la luna de miel duro muy poquito tiempo.

Pues la mujer una tarde se cerco al árbol prohibido.

Algo que no debió hacer se lo había dicho su marido.

La serpiente que era astuta la invito a comer del fruto.

A lo que atendió gustosa y comió de lo prohibido.

Terminando desplazados ella igial que su marido.

 Y desde aquel dìa se busca el paraiso perdido.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: