En Londres, el 26 de Mayo de 1897, se pone a la venta una novela que se titula “Drácula”. Su modesta edición de 3000 ejemplares salio de imprenta con mucha prisa, debido a que el titulo fue cambiado a última hora. Originalmente esta obra tendría que haberse llamado “The Un-Dead”, “El No Muerto”.

Su argumento hacía una combinación de un personaje perdido en la historia de Rumania antigua, como lo era Vlad Tepes y la ciudad de Londres actual.

Escrita por el irlandés Bram Stoker, quien era conocido, en aquella época, como un exitoso empresario teatral, y no como escritor.

Esta obra ocupo siete años de su vida antes de estar lista, y las primeras notas de esta obra fueron escritas en el mes de marzo de 1890.

B. Stoker introdujo mucho de si mismo en esta novela; por ejemplo, el protagonista principal, Abraham van Helsing, lleva su propio nombre (la abreviatura de Abraham es Bram). Y más aun, según la planificación original de la novela, Drácula moría el día de su cumpleaños, es decir, el 8 de noviembre.

Bram Stoker fue un autor de novelas y cuentos antes y después de escribir “Drácula”, su obra maestra sin discusión. Y respecto al público en general, su única obra conocida.

Desgraciadamente B. Stoker no vivió lo suficiente como para poder ver el éxito de su obra.

Bárbara Belford, quien es autora de una de las biografías de Stoker dice que hoy, este autor, se asombraría de que su novela se haya traducido a nada menos que cuarenta y cuatro idiomas, y que el Conde Drácula sea el personaje mas filmado de la historia después de Sherlock Holmes.

Demás esta decir que la novela supero al hombre, y que Drácula sea popular gracias a la televisión y el cine, y que, tristemente B. Stoker permanece aun en la oscuridad pese a las tres biografías que se han escrito; no han bastado para hacer su nombre mas conocido.

Sin embargo, según Belford, Stoker fue una muy interesante personalidad de su época. Fue manager de Henry Irving, actor de mucho prestigio internacional y estrella del teatro.

Cuenta su biógrafa que Irving y Stoker se fascinaban por el terror macabro, y juzgaban a la morgue de Paris como la atracción más importante de la ciudad, y era visitada por ellos siempre que pasaban por la capital francesa.

En la intimidad de su hogar Bram Stoker era un ejemplo como padre y esposo, pero Drácula es todo lo opuesto a lo que la sociedad victoriana esperaba de sus hijos; grotesco, violento, sexualmente tortuoso y necrofilo entre otras bellezas.

Su Drácula es un cadáver vivo, de dientes puntudos, pelos en las palmas de las manos y un aliento nauseabundo, y estas características son la primera referencia literaria a estos detalles, por consiguiente, este personaje, tan desagradable no complacía al Londres victoriano.

Si bien es cierto que el mito del vampiro ya había pasado para cuando Stoker comenzó con sus notas para realizar esta obra, lo que hacia exactamente era exponer los horrores de la sociedad.

Al investigar el mito del vampiro dio con los Balcanes y su geografía, su color resultó magnifico para la ambientación de una historia de vampiros. Supo de tradiciones, cocina e historia, y finalmente dio con Drácula.

Stoker e Irving sintieron fascinación por el príncipe empalador Vlad Tepes, pero Stoker estaba más interesado en el mito del vampiro. Y tomo el escenario, el nombre de aquel príncipe y una que otra referencia histórica para dar vida al Conde Drácula, en el tercer capitulo de su novela.

Stoker estaba dando vida a uno de los personajes más poderosos de la literatura.

La popularidad de Drácula comienza en 1922 con “Nosferatu”, y sigue hasta el día de hoy con la misma fuerza, demostrando a los críticos del cine de terror que este género aun no muere, ni tampoco ha muerto el Conde Drácula.

Eldoctorjones                                   Noticias de mi novela aquí.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: