TEXTO: Apocalipsis 1:11

INTRODUCCIÓN:

Hay muchas cosas en la vida de una persona, Institución o nación que necesitan estarlos mencionando casi todos los días, algunas de esas cosas son temas que necesitan soluciones porque se han convertido en problemas. Hay personas, instituciones o naciones que algunos temas los han olvidados porque creen que ya solventaron la situación adversa que es mejor dedicar el tiempo en otras áreas y olvidarse de aquel tema que probablemente en algún momento fue tema de debate, de desvelo, etc. Es un tema que ha pasado al olvido.

Hoy en día sucede lo mismo en la Iglesia, algunos temas bíblicos son más predicados que otros de los cuales no hace muchos años eran de de alusión casi en cada culto pero que ahora ya casi no se escuchan, ya no se predican.

 

I. La Buena Administración Económica

Se habla que usted debe sembrar, o pactar con una ofrenda para ser bendecido o para salir de un problema económico. Pero creo que el que una persona pacte u ofrende es bueno, pero no se nos debe olvidar de enseñarle al pueblo que la solución no sólo es salir de ese problema, sino, darle las claves para que no vuelva a caer en el mismo. Hoy en día se predica de lo primero, pero lo segundo es un mensaje olvidado. La clave de la bendición económica no es cuánto dinero entra a un hogar, sino cuanto sale. Hay que enseñarle al pueblo como debe administrar su dinero.

La mujer que fue sorprendida en pleno acto de adulterio, necesitaba una solución a su problema, pero Jesús le dio la solución de ese problema y le dio la clave para no volver a caer en el mismo. (Juan 8:1-11) (Cf Mateo 23.23)

 

II. La Segunda Venida de Nuestro Señor Jesucristo

El incremento de la violencia es el tema del día de los medios de comunicación, profesores, obreros, vendedores, economistas y hasta los cristianos, y muchas veces usamos los altares para mencionar el tema del día. Mencionamos este tema, y todo lo hacemos desde lo que vemos y oímos, pero son pocas las personas, es más, yo no he escuchado a nadie que diga que son las señales de los últimos tiempos y que el retorno de Jesucristo a la tierra está cerca.

(Mateo 24.12, y todo el cap. 24; Lucas 17.26-30)

El que hayan hombres con ambición de poder y con intenciones de cambiar gobernantes, leyes y tiempos, no nos debe de extrañar y deberíamos verlo como un cumplimiento de las Sagradas Escrituras.

(Daniel 7.25; 11.37-39) (Apocalipsis Cap. 17 y 18 habla de la falsa religión, hará alianza con los políticos y todo será por poder, fama y dinero)

 

III. La Pureza y la Impureza de la Política

Hoy se habla que los Ministros de Dios se tienen que meterse en política para cambiar el país, para que desde las posiciones públicas puedan tomar decisiones que beneficien a las grandes mayorías.

La política en sí es buena y trae bendición. Jesucristo fue un político de primera, convenció y sigue convenciendo a millones con su doctrina. La política que Jesús utilizó cambió y sigue transformando vidas. Pero la política los hombres la están utilizando para beneficio personal y no para lo que debe ser, llevar beneficios a otros. Muchos cristianos se han metido en político diciendo que harán la diferencia; pero en vez de hacer cumplir Jeremías 15.19, terminan ellos accediendo a los intereses de los mundanos y de los impíos.

A los líderes del evangelio, llámense pastores evangélicos o sacerdotes católicos, no es recomendable que se metan a la política. ¿La razón? termina descuidando el propósito para el cual fueron ungidos. Alguien me podrá decir que David, Josías, Ezequías fueron reyes y grandes siervos de Dios. Es cierto, pero de ellos, ninguno era sacerdote, porque el sacerdote de Dios tiene que decidir en ser sacerdote o ser rey.

Por la intromisión en política de los que dicen llamarse siervos de Dios, el Evangelio Santo de nuestro Señor Jesucristo ha sido pisoteado; al grado que muchas personas ya no quieren saber nada de iglesias, del evangelio. Ya es tiempo que retomemos el mensaje de Jesús, “nadie puede servir a dos señores” (Mateo 6.24). Un sombrero no puede cubrir dos cabezas.

 

IV. La Salvación con el Sacrificio de Cristo en la Cruz del Calvario

Los altares son utilizados para pedir ofrendas, para aconsejar a los jóvenes que deben ser obedientes, para hablar del crecimiento de la Iglesia, para mencionar las bendiciones que Dios promete en la Biblia a aquellos que diezmen, etc. Pero el verdadero mensaje por el cual fue escrita la Biblia, ya casi no es tema de los predicadores. La Salvación eterna con el sacrificio de Cristo.

Los cantos que le den la gloria al que se la merece ya no se escuchan. Los cantos que hoy se entonan hablan de la naturaleza, de amar a la esposa, de respetar los animalitos que Dios creó, al triunfo secular, etc. Pero son pocos los que le cantan al que nos ha salvado.

Los mensajes que les predicamos a los inconversos es que vengan a la iglesia, que acepten a Cristo y les solucionará todos sus problemas, que les bendecirá en lo económico. Cuando el mensaje que ha sido olvidado y que debemos de dar es que se debe de aceptar a Jesús porque Él es la única garantía de salvación y que necesitamos esa salvación porque todos somos pecadores. (Hechos 16.31

V. El Estudio de las Sagradas Escrituras

Hoy en las iglesias se organizan a los jóvenes para salir a cantarles a las madres en su día; se organizan encuentros, grupos de alabanzas, etc. Pero ya no se habla de estudiar y leer las Sagradas Escrituras. El estudio de las mismas es un mensaje olvidado.

Estudiamos y revisamos más nuestro teléfono celular que nuestra Biblia

Me pregunto qué pasaría, si tratásemos a nuestra Biblia como tratamos a nuestro teléfono celular...

? ¿Si la lleváramos a todos lados en nuestra cartera o bolsillo?

? ¿Si nos regresáramos si se nos hubiera olvidado?

? ¿Si la revisáramos varias veces al día?

? ¿Si la usáramos para recibir mensajes del texto?

? ¿Si la tratáramos como si no pudiésemos vivir sin ella?

? ¿Si se la diéramos a los muchachos como regalo?

? ¿Si la usáramos mientras viajamos?

? ¿Si la usáramos en caso de emergencia?

Esto es algo para animarnos a preguntar:

- mmm... ¿dónde está mi Biblia?

Oh, y una cosa más:

A diferencia de nuestro teléfono celular, no tenemos que preocuparnos que nuestra Biblia sea desconectada...

¡Porque Jesús ya pagó la cuenta!

La Biblia está eternamente cargada. Nunca tiene que ser recargada.

 

Conclusión

Que nos pase como a las siete (7) iglesias del Apocalipsis, Jesús tuvo que enviarles un mensaje diferente a cada una de éllas, y no les llegó el mensaje que les gustaba y que se les predicaba cada día, sino el mensaje que habían olvidado.

Espero este bosquejo les sirva para predicarlos en vuestra iglesia o grupo de crecimiento.

Por deje su mensaje y voto

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: