El llamado “pré-sal” es una camada con 800 quilómetros de extensión por 200 quilómetros de anchura que va del litoral del estado de Santa Catarina al Espírito Santo, situada a 7 mil metros bajo mar.

El petróleo encontrado en esta área, que engloba tres “bacías sedimentares” (Santos, Campos e Espírito Santo), y con calidad superior a la comúnmente extraído de la camada “pós-sal”, que queda arriba de la extensa camada de sal de 2 mil metros de espesura que nombra a las dos camadas.

La Petrobras no descarta la hipótesis de que toda la camada “pré-sal” sea integrada, e sus reservas sean, como los técnicos llaman, “unitizadas”, formando así un inmenso campo único de petróleo sumerjo.

Si las reservas del “pré-sal” de facto estuvieren integradas, el gobierno estudia la creación del nuevo marco regulatorio que establezca cotas de extracción para evitar que el petróleo sea “extraído” de áreas no licitadas.

Las nueve áreas del “pré-sal” ya subastada en la “Bacia” de Santos también serían afectadas pela medida. Ocho pertenecientes a la Petrobras e socios privados e una la ExxonMobil.

La Petrobras no perfora los pozos sola. De las 48 áreas (entre “pós-sal” e “pré-sal”) exploradas en la “Bacia” de Santos, por ejemplo, solo diez son exploradas con exclusividad pela empresa.

La descubierta del campo de Tupi, por ejemplo, única área del “pré-sal” cujas reservas fueran dimensionadas por medio de testes de producción hasta el momento, fue hecho por un consorcio que incluí la británica BG (que va quedar con 25% do que el campo producir), la portuguesa Galp Energia (que quedara con 10%) e la Petrobras (que tendrá derecho al 65%). El mismo aconteciendo con los otros campos, con porcentajes e empresas distintas.

Además del Tupi, que solo debe atingir su pico de producción a partir de 2017, ya fueran descubiertos en el “pré-sal” de la “Bacia” de Santos los campos: Iara, Carioca, Júpiter, Caramba, Bem-Te-Vi, Parati, Guará e Ogum.

“Mamut”

A pesar de la histeria actual en torno del “pré-sal”, la discusión sobre su potencialidad no es nueva. Desde meados de los años de 1970, los geólogos de la Petrobras apostaban en la existencia de un “mamut” de petróleo en la camada – forma como son llamados los campos gigantes pelos especialistas –, mas no disponían de tecnología adecuada para su prospección.

En el final de la década, en 1979, la empresa logro perforar pozos que alcanzaran el “pré-sal” en la “bacia” de Campos, mas las descubiertas confirmadas no fueran significativas.

Las expectativas de se encontrar una considerable cuantidad de petróleo después de la camada de sal resurgieran con más fuerza en 2005, con el anuncio de la descubierta del mega campo de Tupi, una reserva estimada pela Petrobras de 5 a 8 billones de barriles de petróleo.

En el momento, hay una enorme especulación sobre cuantos barriles de petróleo puede contener el “pré-sal”. Una estimativa no oficial hecha por Credit Suisse, habla en algo entre 30 e 50 billones de barriles – lo que ya aumentaría en cerca de cuatro veces las reservas probadas brasileñas, que contaban con 12,1 billones de barriles en enero de este año.

Mas los números pueden ser aun mayores. Algunos acreditan que el “pré-sal” podría esconder no mínimo 100 billones de barriles – lo que colocaría Brasil en 6º lugar entre las mayores reservas de petróleo del mundo.

Ya otros, como un ex director de la Agencia Nacional del Petróleo, Newton Monteiro, llegan a afirmar que el “pré-sal” puede guardar 338 billones de barriles, lo que haría de Brasil el mayor poseedor de reservas probadas del mundo, superando de lejos Arábia Saudita – hoy con 264 billones de barriles.

Para efecto comparativo, se el precio por barril de petróleo estabilizar a US$ 100 dólares, los 338 billones de barriles darían una renda en potencial de US$ 33,8 trillones de dólares. Casi tres veces el PIB de los EEUU o 19 veces el PIB brasileiro.

Vea el video:

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: