El acné juvenil no debería ser un problema si usted come bien, consume las vitaminas y minerales necesarios y ayuda a mejorar la función de su hígado con hierbas destoxicantes. Si usted padece de esta común enfermedad llamada acné (acné vulgaris) sabrá que no está solo. Cerca de un 90 porciento de los adolescentes la padecen entre las edades de 12 a 17 años. Para algunos puede ser un grano, para otros puede resultar en dolorosos poros inflamados en toda el área de la cara, cuello, el pecho y la espalda.

Lo primero que se debe mirar para atacar o prevenir el problema del acné es:

1- Sensibilidad a ciertas comidas.

2- Alergias.

3- El controlar o eliminar las bacte­rias que puedan dañar su piel.

La leche y el trigo causan infla­mación en el Sistema gastrointestinal y en la piel, produciendo la inflamación de las glándulas sebáceas. También los productos lácteos altos en grasa, los azúcares, la harina, produc­tos refinados, los llamados ácidos transgrasos (que se encuentran en la margari­na, en comidas preempaquetadas, comi­das fritas).

Los productos lácteos contienen grandes cantidades de hormonas, lo que viene a empeorar el ya existente proble­ma hormonal en los adolescentes. Un exceso de hormonas provenientes del exterior del cuerpo toxifican su hígado. La leche puede contener altos niveles de progesterona, y la carne proveniente de las vacas puede poseer diferentes nive­les de hormonas como las gonadotropinas, hormonas de la tiroides, esteroides de los ovarios, etc.

Se recomienda a los adolescentes el consumir frutas y vegetales orgánicos, granos y beber bastante agua (de 6 a 8 ocho vasos diarios). Deben consumir grasas monosaturadas como el aceite de oliva, aguacate y los ácidos crasos esenciales (EFA"s)

Una destoxificación del hígado también es muy importante para la salud de nuestra piel. En la descomposición de las grasas interviene la bilis, la cual es tam­bién producida por el hígado. Puede con­sumir alimentos que ayuden a su hígado como zanahorias, alcachofas, remolacha, rábanos, vegetales de hojas verdes, jugo de limón y ajo. El consumir estos pro­ductos y otros como alimentos de fibra ayudará a absorber las toxinas y hor­monas del hígado, lo que nos reflejará en nuestra piel.

La bacteria que causa el acné:

Otro importante factor en el desarrollo del acné son las bacterias que viven en nuestra piel. Nuestra piel posee una microflora con todo tipo de bacterias, algunas de ellas nos protegen, otras son peligrosos microorganismos. Incluso si las bacterias que nos ayudan se repro­ducen en gran número pueden causar problemas.

Cuando nuestro cuerpo comienza a producir más sebo del necesario genera un cambio en las bacterias que se con­viven en nuestra piel. Un tipo particular de bacteria que parece ser común en la piel y en los folículos de las personas que padecen de acné es la Corynebacterium acnés (que abreviado es C. Acnés y algunas veces llamada Propionibacterium acnés). A diferencia de las otras bacterias que se desarrollan en azúcares, ésta se repro­duce en el sebo que producen las glándu­las sebáceas y crean ácidos grasos como producto de eliminación. El cual es irri­tante a la piel y puede agravar el acné.

Se desarrollan en ambientes con poca presencia de oxígeno (anaeróbico). El acné no es una enfermedad contagiosa, que se transmite por microbios, de la cual una persona puede contagiarse de otra. Por lo tanto usted no debe temer si desarrollará acné si usted toca, comparte comidas o besa a alguien que padezca de acné.

Vitaminas, minerales y hierbas:

1- Linaza o semilla del lino (Flaxseed) o Evening primrose oil (Aceite de margari­ta de noche): Los adolescentes necesitan ácidos grasos esenciales (EFA’s) en altas cantidades. Estos ayudan a regenerar células, crear nuevas y saludables células en nuestra piel y disminuir la infla­mación.

2- Vitamina A: Actúa como un antioxi­dante para nuestra piel. Reduce el sebo e incrementa la producción de ácido linoléico Omega-6. Aunque su sobredosis puede dañar la piel y causar toxici­dad, No tome dosis superiores a 30.000 I.U diariamente. El mantener bajos nive­les de vitamina A es importante si se toma junto con la vitamina C y E.

3-  Vitaminas del complejo B: Ayudan a regular el exceso de flujos hormonales. La vitamina B6 es especialmente efectiva para muchachas adolescentes que pueden padecer de acné debido al PMS (Sín­drome PreMenstrual).

4-  Vitamina E: Es un antioxidante que ayuda a utilizar el retinol de la vitamina A y reduce la potencial toxicidad de la vitamina A.

5- Selenio; Ayuda a incrementar la pro­ducción de glutathione peroxidase, que es una enzima, la cual puede encontrarse en bajos niveles en personas que padecen de un acné severo.

6-  Cromo (Chromium): Ayuda a regular el azúcar en la sangre, ya que algunas personas que padecen de acné experi­mentan una local intolerancia del azúcar que se refleja en su piel.

7-  Vitamina C; Mejora la función de nuestro sistema inmunológico, incrementando la producción de los glóbulos blancos. Trabaja en conjunto con el sele­nio y la vitamina E para el incremento de sus poderes antioxidantes.

8- Zinc: Es el principal mineral que ayuda con el problema del acné, ya que posee propiedades curativas en heridas, etc. Los niveles de zinc son significativamente bajos en jóvenes y adultos que padecen de acné, lo que les provoca una inflamación de las glándulas sebáceas. Sus niveles también son bajos en jóvenes de 13 a 14 años. Se recomienda el consumo del zinc del tipo picolinato o citratro (citrate).

9-  Echinacea y Goldenseal: Usados por sus propiedades en mejorar el sistema inmunológico. La Echinacea ayuda a sanar heridas, inhibe la inflamación y destruye bacterias. El Goldenseal es antibacterial y posee propiedades destoxificantes, lo cual ayuda a curar el acné.

10-  El diente de león o amareón (Dandelion). Romaza amarilla (Yellovv dock). Leche de cardo (Milk thistle): Estas hier­bas ayudan a destoxificar y limpiar nues­tra sangre y el hígado, además son de gran importancia en la manufactura de
nuestra sangre.

Consejos para su piel

Lo que usted come, puede afectar direc­tamente al estado de su piel, y sobre todo muchas pomadas que se encuentran en el mercado pueden ser dañinas. El error de los adolescentes es el aplicarse medicamentos en su piel, lo que puede muchas veces dañarla, además de no corregir la base del problema. El medicamento muchas veces puede irritar la piel. Productos como el peróxido de benzoyl (benzoyl peroxide) no son lo suficientemente potentes para limpiar los poros de nuestra piel, y pueden causar sequedad e irritación. Restregarse la cara fuertemente puede empeorar el problema de los granos infectados.

Nadie que padezca de acné debe restregarse con algo granular porque puede aumentar el área de infección y agravar el estado de su piel. Si usted va a utilizar un producto para restregarse o rasparse la cara, use uno que no sea granular que sea especial­mente hecho para el problema del acné y que se utilice solamente en las áreas afectadas. También el calor es un enemi­go del acné, como el agua caliente y la exposición a la luz solar.

Para las muchachas los cosméticos faciales no son recomendados ya que pueden añadir toxicidad a su piel. Aunque pueden utilizar maquillaje anti­acné que existe en el mercado. No que sea solamente hipoalérgica ya que puede este último producir acné. Un hidratante es el producto que más necesita una persona que padezca de acné, lo cual es contrario a la opinión popular. Lo más que usted seque o elimi­ne la grasa de su cara, mayor cantidad de grasa producirá la piel de su cara. Debe mantener su piel hidratante sin aceite o lípidos. El mejor consejo es el Aloe Vera puro, este sana de forma eficiente el acné. No contiene grasas, ni lípidos. Las enzimas derivadas de las plantas y hier­bas son también efectivas como tratamientos tópicos.

Se debe utilizar jabón de caléndula, el cual estimula el sanamiento de heridas y es antifungicina. También el jugo de limón y agua se pueden utilizar como tónico. El aceite de la planta del té (Tea tree oil) es necesario por su acción antibacterial. Se pueden hacer cocimien­tos con diente de león o amargón (dande-lion), romaza amarilla (yellow dock), leche de cardo (milk thistle), los cuales suavizan y curan nuestra piel. El extracto de manzanilla es otra hierba, la cual es antiinflamatoria, especialmente para la piel dañada por el acné.

El ácido slycolic y los ácidos hydroxy son efectivos elementos en la lucha contra el acné.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: